Obama firmará aplicación de nuevas sanciones unilaterales contra Irán
TeleSUR

Irán defiende que su programa atómico busca fines pacíficos y aportes a la medicina, argumentos que son rechazados por Estados Unidos, cuyo arsenal en esa materia supera las cinco mil armas de destrucción masiva, conocidas como »cabezas nucleares».

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, firmará este jueves el proyecto de ley que aprobó el Congreso sobre la aplicación de nuevas sanciones contra los bancos y compañías energéticas que negocien con Irán, por su industria nuclear, a la que Washignton considera una «amenaza».

El Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE.UU.) aprobaron la semana pasada sancionar a los bancos que establezcan vínculos con Teherán y a las compañías que suministren a Irán petróleo refinado.

Las entidades bancarias y empresas energéticas que trabajen con Irán tendrán dos opciones: cesar sus actividades o arriesgarse a que el Estado les bloquee el acceso a su sistema financiero.

Al respecto, los presidentes de ambas cámaras del Congreso, Christopher Dodd y Howard Berman, respectivamente, consideraron que: «Si se aplican con rigor por parte del presidente (Barack Obama), esta ley aumentará las presiones sobre Teherán para combatir su proliferación de armas de destrucción masiva».

Con la aprobación y el respaldo presidencial del proyecto de ley, también se prohíbe la concesión de contratos federales a compañías extranjeras que exporten a Irán tecnología.

Además, la ley de sanciones provee un marco legal que permitirá a los gobiernos locales y estatales y otros inversionistas estadounidenses, deshacerse de sus portafolios de inversiones en empresas involucradas en el sector energético de Irán.

También fortalece el bloqueo de EE.UU. contra Irán al codificar varias órdenes ejecutivas y limitar los bienes exentos de esto hasta el momento.

El paquete respaldado por Dodd y Berman se suma a las sanciones contra Irán ya aprobadas el pasado 9 de junio por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en rechazo a su industria nuclear.

Por su parte, el gobierno de Teherán ha insistido en que su industria nuclear está dedicada a fines pacíficos, mientras que EE.UU., autor de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, condena los avances de Irán en esa materia.

Irán contaba con un pequeño reactor de investigación de 5 megavatios que le había suministrado EE.UU. antes de la revolución islámica, lo que le permitía enriquecer uranio sólo al 5 por ciento.

El 9 de abril el Gobierno iraní anunció la instalación de nuevas centrifugadoras con las que la nación podrá enriquecer uranio al 10. Es necesario combustible compuesto con el 90 por ciento de uranio para fabricar una bomba atómica.

Actualmente, Estados Unidos es el país que más posee armas nucleares, ya que cuenta con unas cinco mil ojivas estratégicas, más de mil armas operativas y tres mil ojivas tácticas de reserva, según reveló un documento del pentágono el 3 de mayo.

El presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, insistió este martes que su país negociará su producción de uranio enriquecido sólo bajo la Declaración de Teherán que se negoció con el apoyo de Brasil y Turquía.

teleSUR – Efe – Emol – Larazón / ld/IM