Días cruciales para constitucionalidad en Bolivia
Por: Lemay Padrón Oliveros

La Paz, 1 jul (PL) Días cruciales para la constitucionalidad en Bolivia se aproximan desde hoy, cuando resta menos de un mes para que se venza el plazo de aprobación de las cinco leyes consideradas fundamentales.

Con tres de las cinco normas ya promulgadas y otra a punto de recibir la firma del presidente Evo Morales, casi todos los esfuerzos de los legisladores se concentran en la Ley Marco de Autonomías y Descentralización.

Especialistas consideran que es cuestión de horas para que el mandatario ponga su rúbrica sobre la Ley del Tribunal Constitucional, cuarta por el orden de promulgación. Con anterioridad recibieron el máximo aval la Ley del �»rgano Electoral, la del Régimen Electoral y la del �»rgano Judicial, con lo cual casi se completan las bases para la real implementación de la Constitución aprobada el pasado año.

Muchos dudaron de la capacidad de los legisladores nacionales para poder dar cuerpo y conciliar criterios antes de la fecha límite: el 22 de julio próximo, según establece la nueva Constitución Política del Estado, vigente desde febrero de 2009.

Sin embargo, maratónicas sesiones, incluidos sábados, domingos y jornadas de feriado tanto con trabajo en comisiones como en plenaria, contribuyeron a que el último mes se concentre casi en exclusivo con la más compleja de las leyes.

Además, esta legislación es la más polémica por sus alcances, pues transforma a Bolivia de un Estado centralizado a uno autonómico, con independencia de poderes.

El proyecto ha sido sometido en los últimos meses a un intenso proceso de socialización entre organizaciones sociales, instituciones públicas y privadas y expertos en todo el país.

Con el se regulará la organización territorial del Estado, la transferencia y delegación competencial, el régimen económico financiero y la coordinación entre el nivel central y las entidades territoriales.

A diferencia de los anteriores, este proyecto será debatido de conjunto con las dos Cámaras (Diputados y Senadores) y debe ser aprobada por dos tercios de toda la Asamblea Legislativa Plurinacional.

No obstante con la aprobación no concluye el trabajo de los parlamentarios, pues las cinco normas serán traducidas a lenguas nativas (aimara, quechua, guaraní y otras) para socializarlas.

Una segunda fase de ese plan contempla materiales audiovisuales y diversos recursos pedagógicos, para una mejor explicación de los contenidos.

Sin dudas, cuando todo el proceso haya concluido el pueblo boliviano tendrá una deuda de gratitud con sus asambleístas, que por primera vez no han importado las leyes de otros países y darán verdadero valor a la Carta Magna.

lgo/ga/lp