Economía AN aprobó expropiación de 11 taladros pertenecientes a petrolera Helmerich & Payne

AVN.- La Asamblea Nacional (AN) aprobó este martes la expropiación por causa de utilidad pública y social de 11 plataformas de perforación pertenecientes a la empresa petrolera estadounidense Helmerich & Payne, debido a que han permanecido ociosas durante varios meses, dejando de producir 300 mil barriles de crudo diarios.

Con esta decisión, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) tomará el control de los taladros, ubicados en los estados Monagas, Anzoátegui y Zulia, informó el presidente de la Comisión Permanente de Energía y Minas de la AN, diputado Jesús Graterol.

“Esta empresa se ha negado a discutir el contrato de tarifas de servicios con Pdvsa. De 33 empresas, sólo una se negó a la discusión”, dijo, lo cual está estipulado en la Ley Orgánica de Hidrocarburos, por lo que el Gobierno Nacional estima que existe una “evidente intención de sabotaje para afectar nuestra producción petrolera y las inversiones que se requieren en el país”, dijo.

Ya el pasado viernes, el ministro del Poder Popular para Energía y Petróleos, Rafael Ramírez, denunció que “hay un sector, dueño de taladros, que se ha negado a discutir con Petróleos de Venezuela las tarifas de servicios y han preferido tener guardados estos equipos por un año en Anaco. Es el caso específico de la empresa Helmerich & Payne (HP), firma transnacional estadounidense”.

Explicó que los referidos equipos han sido utilizados como punta de lanza por sectores adversos al Gobierno Nacional “para intentar sabotear la producción de crudo del país”.

La medida de expropiación, respaldada por más de 150 votos parlamentarios, beneficiará a 600 trabajadores de manera directa y significa la incorporación de 300 mil barriles de crudo diarios.

El parlamentario Graterol destacó, por otra parte, la postura contraria a la medida de expropiación expresada por los diputados opositores durante la discusión en la plenaria, hecho que “no es una sorpresa. Ellos responden a las líneas que les dicta la burguesía nacional y de Estados Unidos”.

“Ellos quisieran regresar a lo que fue la apertura petrolera, en la que se entregaron los recursos petroleros a las transnacionales con un mínimo beneficio para Venezuela (…) y que los trabajadores y el pueblo venezolano subsidien al gran capital para que ellos financien invasiones, guerras, a través de la gran industria militar del imperio y sus aliados”, expresó.