Israel »permitirá» la entrada de productos civiles a Gaza
TeleSUR

Uno de los materiales que sigue sufriendo restricciones por parte de Israel para su ingreso en Gaza es el cemento. El Gobierno israelí asegura que el movimiento de resistencia islámica Hamas puede utilizarlo para »construir búnkeres o tubos para fabricar cohetes».
La población palestina necesita este producto para levantar las estructuras de escuelas, hospitales, viviendas entre otros que quedaron destruidas tras la sangrienta operación Plomo Fundido en los años 2008 y 2009.

Tras las presiones de la comunidad internacional para que cese el bloqueo a Gaza, impuesto a ese enclave palestino por Israel y Egipto desde hace tres años, el Gobierno israelí levantó parcialmente el cerco económico y permitirá el ingresó de «todos los productos» a excepción de los «militares» a esa región.

«A partir de hoy (domingo), hay luz verde para que todos los bienes puedan entrar a Gaza, salvo los equipos militares y el material que pueda reforzar la máquina de guerra de Hamas (movimiento de resistencia palestino que gobierno en la franja de Gaza desde el año 2007)», declaró Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

La decisión del Gobierno de Israel no ha logrado convencer al movimiento Hamas, ni a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), porque no levanta en su totalidad el bloqueo en la franja de Gaza.

Con la medida anunciada por Regev, Israel levanta sólo una parte de las restricciones de carácter comercial y humanitario que impuso en junio de 2007, cuando Hamás tomó el control en Gaza.

Asimismo, autorizará la entrada de cantidades más importantes de materiales de construcción, pero únicamente para proyectos como escuelas, centros médicos o plantas de depuración de agua, aprobados por la ANP, gobernada por el presidente Mahmud Abbás, del partido Al Fatah.

Una de las restricciones que sigue presente es la prohibición a la entrada de cemento, material que los palestinos necesitan para la construcción, puesto que estructuras como hospitales y escuelas han quedado derribadas o en muy mal estado tras las agresiones militares de Israel entre finales de 2008 y comienzos 2009, cuando se ejecutó la operación Plomo Fundido, que dejó a más de mil 400 palestinos muertos y cinco mil heridos.

Israel asegura que Hamas puede utilizar el cemento para «construir búnkeres o los tubos para fabricar cohetes».

Según el Gobierno de Israel, se «compromete» a aumentar la actividad de los puntos de paso entre su territorio y Gaza, para aumentar el tráfico de las mercancías por vía terrestre.

Por su parte, el portavoz del presidente Mahmud Abbás juzgó las medidas israelíes como insuficientes. «Hay que hacer todo para aliviar el sufrimiento de los habitantes de la Franja de Gaza», comentó.

Respecto al libre movimiento de personas, Israel ha señalado que únicamente «se agilizará la entrada y salida de casos humanitarios y por razones médicas, así como el de funcionarios de organizaciones internacionales de ayuda humanitaria reconocidas por el Gobierno israelí».

Estas medidas con las que Israel prevé «aliviar» el cerco económico sobre la franja se dan después de que, durante la madrugada del pasado 31 de mayo, el Ejército israelí atacó una Flotilla humanitaria que llevaba alimentos, enseres, ayudas médicas y materiales para la población palestina en Gaza.

En está acción murieron, según cifras oficiales, nueve activistas humanitarios, mientras que otros 30 resultaron heridos. Asimismo, más de 700 defensores de los derechos humanos fueron detenidos durante dos días por parte de fuerzas militares israelíes.

La pasada semana, Israel pidió a los países de la Unión Europea (UE) que impidan la salida desde sus puertos a los barcos que buscan ayudar al pueblo de Gaza y con ello romper el bloqueo económico de Israel, que tiene como fin asfixiar al movimiento de resistencia islámica Hamás.

El pasado 15 de junio, el Gobierno de Israel había advertido que no ha cambiado su política y que está alerta para frenar la llegada de nuevas flotillas que intenten llevar ayuda al pueblo palestino en Gaza.

teleSUR-Efe-Afp/kg-MFD