Gobierno boliviano reitera denuncias sobre injerencia de la Usaid
TeleSUR

El Gobierno de Bolivia acusó de injerencia a la Usaid y aseguró que compra a líderes de sectores indígenas para crear conflictos. »La usaid, nuevamente los gringos, está detrás de algunos dirigentes del campo y la ciudad», señaló el presidente de Bolivia, Evo Morales.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó este domingo a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por su sigla en inglés), de comprar a dirigentes de sectores campesinos y citadinos del país y aseguró que ex autoridades del Consejo Nacional Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) laboran en la embajada norteamericana.

«Nuestras organizaciones no pueden ser manejadas por ONG y fundaciones, estos días estaba denunciando que estamos detectando que Usaid, nuevamente los gringos, están detrás de algunos dirigentes del campo y la ciudad, como no hay los vende patrias de Bolivia y exterior que nos pueden hacer frente, entonces quieren comprar a nuestros dirigentes y confundir a la población con cualquier pretexto, con cualquier argumento», sostuvo.

El jefe de Estado boliviano realizó la denuncia durante el acto de posesión de autoridades indígenas en la plaza Murillo, departamento de La Paz, sede de Gobierno.

Morales argumentó su denuncia de que ex autoridades del Conamaq trabajan para la sede diplomática de EE.UU.

«Conocí casi a todas las autoridades originarias de Conamaq y algunos de nuestros hermanos mallkus y ex autoridades que dejaron sus cargos hace años, después les encontré trabajando con la embajada de los Estados Unidos», reiteró.

Existen organizaciones que se infiltran para confundir a los pueblos, pero «con las verdaderas autoridades originarias, que tienen conocimiento y experiencia de nuestros antepasados, con seguridad y de manera conjunta vamos a seguir detectando e identificando a los enemigos internos y externos del país», advirtió el gobernante.

El pasado 6 de junio, Morales advirtió que expulsaría a la Usaid si perjudica su gestión administrativa.

Acusaciones similares hizo este mismo domingo el viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro.

Navarro aseguró que la Usaid prioriza en Bolivia acciones políticas, con la finalidad de desligitimar a organizaciones indígenas y así crear un clima de conflicto con el Gobierno.

«La intencionalidad es deslegitimar a las organizaciones y crear un clima de conflicto y enfrentamiento, eso nos demuestra un comportamiento altamente político, en desmedro del proceso de unidad que estamos viviendo los bolivianos», sostuvo el viceministro.

Para Navarro la Usaid «se está involucrando de manera directa con las organizaciones sociales e indígenas, porque ya no hay partidos políticos que sean actores en la actual coyuntura boliviana», sentenció Navarro.

Del mismo modo, advirtió que la Usaid está en el camino de no cumplir con el convenio de relaciones bilaterales, pues «está con el comportamiento de actividades fundamentalmente políticas contrarias a ese proceso y contrarias al presidente».

De acuerdo estuvo el ministro boliviano de Autonomías, Carlos Romero, al asegurar que la organización estadounidense está detrás de una movilización convocada por la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia (Cidob).

Sobre el tema Romero llamó al diálogo y ratificó la invitación del Gobierno para retomar las reuniones, en lugar de dejarse llevar por agentes externos.

«Nosotros no vamos a quebrar nunca nuestra disposición de dialogar; es más, se han hecho diferentes reuniones y se ha hecho una publicación de los acuerdos con la Cidob, nosotros jamás hemos estado cerrados al diálogo», aseveró.

El ministro de Autonomías pidió a la Cidob que se desligue de la injerencia de algunas organizaciones y tome el camino al debate con el Gobierno Nacional, para encontrar soluciones conjuntas a los reclamos.

teleSUR-Erbol-Abi/yi – MM