Paraguay finaliza estado de excepción en medio de debate
Por: Juan Carlos Díaz Guerrero

Asunción, 24 de may (PL) El estado de excepción promulgado por el Gobierno paraguayo, previa aprobación parlamentaria, concluye hoy en cinco departamentos del centro norte del país donde fuera promulgado, en medio del debate.

La medida entró en vigencia hace un mes en los departamentos de Concepción, Amambay, San Pedro, Alto Paraguay y Presidente Hayes, luego que en la primera de estas regiones murieran tiroteadas cuatro personas, civiles y militares.

El incidente requirió reuniones extraordinarias del presidente Fernando Lugo con los responsables de seguridad, líderes de las bancadas, gobernadores de los departamentos afectados y los directivos de ambas Cámaras.

Los temores que suscitaron la entrada en vigor de la normativa hicieron que el Ejecutivo esclareciera en más de una ocasión los propósitos de la medida, que en principio estuvo enmarcada en garantizar la seguridad de la zona norte del país y capturar a los miembros del denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Lugo esclareció, entonces, que de ninguna manera la ciudadanía debe comparar el propósito de los procesos políticos anteriores de generar e infundir temor con el estado de sitio, tan propio de la dictadura, con la medida constitucional adoptada.

En tal sentido puntualizó que es importante entender claramente que el objetivo central era «instalar un clima de seguridad y normalidad», lo cual demandó la participación de las fuerzas militares en tareas armadas, imposible de permitir sin el estado de excepción.

Para llevar a cabo las operaciones fue creado un comando conjunto integrado por la Policía Nacional, el Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea y la Secretaría Nacional Antidroga.

Un enfrentamiento a tiros entre militares y policías en la subcomisaría Jhuguá Ñandú, en Concepción, trajo a colación una serie de críticas al Gobierno y a los mandos militares por la supuesta descoordinación que llevó a ese incidente, y derivó en un proceso sumario ordenado por el jefe de Estado.

El viceministro de Seguridad Interna, Carmelo Caballero, admitió que hubo «un error importante» en el choque armado, que no ocasionó víctimas.

La medida de excepción trajo beneficios en las cinco provincias donde se llevó a cabo, que el Ministerio del Interior calificó de positivos al disminuir la comisión de delitos y arrestar a más de un centenar de personas, decenas de las cuales cuentan con órdenes de detención y fueron puestas a disposición de la Fiscalía.

Datos ofrecidos por esa instancia señalan que comparativamente en tan sólo 13 días anteriores y posteriores de vigencia de la normativa, hubo un descenso en los delitos contra la vida y la integridad física al pasar de 13 a tres y de 13 a cuatro, respectivamente.

Mientras, las transgresiones contra la propiedad disminuyeron en más del 50 por ciento, al pasar de 51 a 24.

Más allá de la captura o no de los miembros del EPP, el actual gobierno es el que más ha apresado y procesado a miembros de esa agrupación en los últimos años, al decir del Asesor jurídico de la Presidencia, Emilio Camacho.

Mañana martes, el Ejecutivo presentará un informe sobre los resultados de la vigencia del estado de excepción, que posteriormente será enviado al Congreso para su discusión.

rc/jcd