¡Desde el alma!
Por: Hindu Anderi

Me niego a iniciar la semana sin agradecer profundamente a toda la gente que creyó en la posibilidad de que pudiéramos conquistar un espacio para asegurar un puesto en la Asamblea Nacional. Resaltar el valor de quienes conociendo las pocas probabilidades de ganar, debido a los inexistentes recursos con que contábamos para hacer campaña (ni aparato, ni dinero, ni financistas, ni gestores), nos acompañaron moralmente. Pero sobre todo a quienes nos apoyaron convencidos que en el fondo de nuestro corazón lo que queremos es estar en el lugar, cualquiera que sea, desde donde podamos transformar la realidad. Cambiar las condiciones que nos rodean y caminar de mano de la Utopía, sin hipocresías, sin medias tintas y con dignidad.

Lo más hermoso de este proceso que vivimos ayer domingo 02 de mayo, es que no acaba, que no termina aquí. Precisamente ahora tenemos mucho más por hacer. El compromiso con nosotros mismos, con quienes creen en nosotr@s y con aquellos que ni siquiera saben que existimos -porque quizás todavía no existen ellos- es no decaer ni claudicar en la lucha.

También debemos hacer autocrítica y cuestionar a quienes no hicieron el trabajo; se confiaron o menospreciaron esta oportunidad. Si estamos en un estado burgués y lo queremos desmontar, también debemos golpear las paredes desde adentro para derribarlo. Pero aún estamos a tiempo y debemos hacerlo a costa de nuestras propias vidas. No tenemos otra salida. Debemos obligatoriamente cambiar el sistema. Oigamos por un momento el rugir de la Pacha Mama y nos daremos cuenta.

Debemos radicalizar la toma de conciencia y profundizar la lucha de clases; internalizar que las prácticas hasta ahora ejercidas, que nos conectan con la condición de dominados, no desaparecerán hasta tanto asumamos este compromiso de vida como la vida misma.

Entender desde el movimiento popular la necesidad de trascender nuestras diferencias, siempre menores a las coincidencias, para unirnos en la lucha, con nuestra diversidad, con nuestros múltiples criterios y formas de ver la vida y la Revolución. Vencer a la reacción es uno de los caminos.

Ciertamente hicimos la anticampaña, no sin un dejo de ironía al asumir el reto, sólo para demostrarle al sistema que seguimos siendo el Poder Constituyente, entonces seámoslo más profundamente y hagamos lo que tenemos que hacer. Y jamás permitir que el imperio y sus aliados avancen y nos rebasen. Como dijo el Ché “al enemigo ni un tantito así”.


«No son los hombres quienes unen a los pueblos…las causas los unen»