FARC: Álvaro Uribe mide su éxito en litros… de sangre
Por: Agencias

Bogotá, mayo 1ero – Las FARC acusaron al presidente colombiano, Álvaro Uribe, de medir el éxito de su política criminal de seguridad en litros de sangre, al denunciar que durante su gobierno las ejecuciones extrajudiciales han alcanzado el máximo peldaño de la perfidia humana.

Las acusaciones están contenidas en un texto firmado por el portavoz internacional de las FARC, alias «Iván Márquez», y publicado este viernes en la página de internet de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anccol), que suele difundir los pronunciamientos del grupo rebelde.

«Durante la administración del presidente narco-paramilitar Álvaro Uribe Vélez, los ‘falsos positivos’ alcanzaron el máximo peldaño de la perfidia humana», dice el texto del jefe guerrillero, fechado en las Montañas de Colombia el 27 de abril de 2010.

En Colombia se conoce como «falsos positivos» o ejecuciones extrajudiciales el asesinato de civiles por militares que los presentan como guerrilleros muertos en combate para obtener ascensos y beneficios.

Según el portavoz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en los últimos años las Brigadas Militares accionaron sus gatillos para alzarse con las recompensas en dinero, ascensos en el escalafón y las vacaciones remuneradas ofrecidas por el gobierno.

Después se refiere al «caso Soacha», que investiga la desaparición y posterior asesinato de unos 20 jóvenes que fueron presentados como guerrilleros muertos en combate, y afirma que esa luctuosa historia se repitió impunemente durante los últimos años, bañando con sangre inocente el territorio de la patria.

Al estallar el escándalo de las ejecuciones extrajudiciales en 2008, «cuando ya era imposible ocultar la barbarie, salió Uribe, el cerebro y autor intelectual (…), a rasgarse hipócritamente las vestiduras», sostiene «Iván Márquez», alias de Luciano Marín Arango.

El jefe rebelde agrega que los falsos positivos son el resultado directo de una política oficial y de terrorismo de Estado, por lo que sus responsables deben comparecer ante los tribunales acompañados de su jefe, el presidente Uribe.

«Durante el gobierno de Uribe Vélez las Fuerzas Armadas oficiales fueron convertidas en una fría máquina de matar inocentes. Estos crímenes de guerra y de lesa humanidad tienen como responsables a altos funcionarios del Estado colombiano», concluye «Márquez».