Gobierno mexicano condenó ley antiinmigración aprobada en Arizona
TeleSUR

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, convirtió en ley la iniciativa antiinmigrante. La legislación criminaliza a todo indocumentado o del que se tenga sospecha, sobre todo a los hispanos, por lo que causa preocupación a miles de familias en el sureste de México, quienes cuentan con miles de paisanos en dicho estado fronterizo. El Gobierno mexicano condenó este sábado la ley antiinmigrante aprobada por la gobernadora republicana de Arizona, Jan Brewer, que criminaliza a inmigrantes indocumentados en esa zona de Estados Unidos, además advirtió que la norma “representa un obstáculo para la solución de los problemas comunes en la región fronteriza y en América del Norte en su conjunto”.

A través de un comunicado difundido desde la residencia presidencial de Los Pinos se advierte que “La criminalización del fenómeno migratorio, lejos de contribuir a la cooperación y colaboración entre México y el Estado de Arizona, representa un obstáculo para la solución de los problemas comunes en la región fronteriza y en América del Norte en su conjunto.

“La Presidencia de la República reitera su absoluto compromiso con la protección de los Derechos Humanos y la dignidad de todos los mexicanos en el exterior, independientemente de su condición migratoria. El Gobierno de México utilizará todos los medios disponibles en apoyo de sus connacionales”, reza el comunicado.

La medida causó preocupación en miles de familias en el sureste de México, zona fronteriza con Estados Unidos, porque si bien estados como Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo no son los principales expulsores de migrantes, son miles los mexicanos son miles los conciudadanos que se encuentran en esa zona estadounidense.

Además la ley permite a las autoridades policiales locales amplia discreción para detener a toda persona que sospechen es inmigrante sin papeles.

Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, criticó la nueva ley antiinmigrante y la calificó de “equivocada” e “irresponsable”. Asimismo, informó que su Gobierno revisará las violaciones a los derechos civiles.

Obama reconoció que las fallas en el gobierno federal, a la hora de aplicar las leyes de migración, “sólo abrirán las puertas a la irresponsabilidad de otros”. Agregó que seguirá trabajando con el Congreso para proponer una reforma integral a las leyes de inmigración.

La ley aprobada en el estado del sur de Estados Unidos permite que la policía detenga a cualquier persona si tiene alguna “sospecha razonable” de que es inmigrante ilegal, lo que, en opinión de sus críticos, allana el camino para la discriminación racial.

La normativa, que entrará en vigor a finales de este año, también establece sanciones contra quienes empleen a inmigrantes ilegales o les faciliten la vida en el estado.

Arizona es uno de los principales puntos de entrada de los inmigrantes indocumentados después de que fuera construido hace más dos décadas un muro en la zona de California (EE.UU.).

teleSUR-/EFE-El Universal/IM