Enviado de EE.UU. emprende nuevo intento por lograr diálogo palestino-israelí
TeleSUR

Este nuevo viaje de Mitchell a Medio Oriente no cuenta con un panorama alentador sobre posibles conversaciones entre palestinos e israelíes, luego de que el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, anunciara que su país no cederá en sus pretensiones colonialistas en Jerusalén Este.En una nueva misión para tratar de impulsar el diálogo entre palestinos e israelíes, estancado gracias a las política expansionista adoptada por el Estado hebreo, el enviado especial del Gobierno de Estados Unidos para el Medio Oriente, George Mitchell, llegará este viernes a Israel.

Mitchell llegará al Medio Oriente a unas horas de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, anunciara que su administración mantiene firme su postura respecto a seguir adelante con la construcción de asentamientos en Jerusalen Este, política que motivó el retiro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de las negociaciones indirectas hacia un acuerdo de paz.

«Yo digo una cosa, no habrá congelación en Jerusalén (Â…) También creo que el tema de las condiciones previas, se está comenzando a formar un consenso de que deben ser dejadas a un lado», dijo Netanyahu en entrevista a un canal israelí.

Se trata de la primera visita de Mitchell a Jerusalén y Cisjordania desde que Netanyahu, se reunió el pasado mes de marzo en Washington con el presidente estadounidense, Barack Obama, encuentro durante el que el premier israelí ya había dejado clara la postura de su país de continuar la colonización de Jerusalen Este.

De acuerdo con el negociador jefe palestino, Saeb Erekat, se prevé que en su visita a la región Mitchell se reúna con el presidente de la ANP, Mahmud Abbás.

«El presidente Abbás recibirá al senador Mitchell y estamos haciendo todos los esfuerzos posibles para que esto se realice», dijo Erekat en rueda de prensa el pasado jueves.

Además, el funcionario resaltó que la ANP siempre ha mostrado su disponibilidad a participar en las conversaciones indirectas en intentos anteriores por lograr un acuerdo de paz entre palestinos e israelíes.

Como árabes y palestinos que somos siempre hemos dicho sí a estas mesas de conversaciones indirectas en el pasado», dijo Erekat.

Sin embargo, el Gobierno palestino afirma que no participará en negociaciones con Israel sí las autoridades de ese país no congela la construcción de asentamientos en los territorios arrebatados a la ANP en la guerra de 1967.

Luego de la guerra árabe-israelí de 1967 (Guerra de los Seis Días), Israel a pasó a ocupar la parte este de Jerusalén y el resto de Cisjordania, con lo cual asumió el control de, prácticamente, todo el territorio que por resolución de la ONU corresponde a los palestinos.

En ese año, la Asamblea General de la ONU emitió la resolución 181, a través de la cual se optó por dividir Palestina en dos partes, un 55 por ciento para los israelíes (la parte occidental) y otro 45 por ciento para los árabes (palestinos), de forma que se pudieran crear dos estados, dejando a la ciudad de Jerusalén al margen de la división y bajo control de ese organismo internacional.

teleSUR-Agencias/MFD