EL PLAN DEL ENEMIGO
Por: Antonio Aponte

A medida que la Revolución avanza, el plan enemigo va apareciendo con nitidez. Todos lo desarrollan de idéntica manera, desde los oligarcas europeos, los funcionarios de la casa blanca y el pentágono, hasta el último partido en saltar la talanquera. Veamos.El plan tiene dos componentes. El primero, bombardear las bases económicas del Socialismo, crear confusión, desprestigiarlo. Y el segundo, el deterioro de la conexión Chávez-Pueblo.

En lo económico, unos hablan de un tal “socialismo productivo”, postulan que hay que crear riqueza para poder distribuir, y que los capitalistas son los que saben producir. En ese camino coinciden desde primero justicia hasta el ppt, pasando por los llamados “empresarios socialistas”. El “socialismo productivo” es una manera avergonzada de situarse al lado del capitalismo.

La Productividad Socialista es opuesta a la productividad capitalista. En el Socialismo se produce para satisfacer necesidades de la sociedad. En el capitalismo se produce para que los capitalistas se apropien del trabajo ajeno y acumulen riquezas. Es una barbaridad pretender edificar Socialismo sobre el sudor y la sangre de la masa esclava del capitalismo.

Entonces, la productividad no es un valor en sí mismo, la riqueza producida por el capitalista no se podrá repartir equitativamente porque no pertenece a la sociedad, pertenece al capitalista que la usa para su beneficio.

Otros, más directos, proclaman la incapacidad del gobierno. Todos los días sale un vocero gringo pronosticando la quiebra de la economía, los periódicos y la televisión enemiga son invocación a la desgracia.

Otros, más prácticos, construyen desabastecimientos y todo tipo de saboteos.

La conexión Comandante-Pueblo es quizá el objetivo más importante, saben que ese es el soporte principal de la Revolución. De Chávez se ha dicho de todo, y el Amor sigue allí, imperturbable.

Ahora desde el ppt, nueva adquisición oligarca, siguen el lineamiento de los tanques pensantes gringos y españoles: construyen la tesis de que la “lealtad es aberrante”, que están “contra el mesianismo”. Arremeten contra el liderazgo de Chávez, ese es el requisito para ganar la certificación del imperio.

El plan del enemigo está claro, en él invierten todos sus recursos. Estamos en la fase de debilitamiento del gobierno, debe llegar hasta septiembre. Después pasarán a la fase de desenlace, entonces entrarán en escena las bases gringas, las logias militares intentarán crueldad.

Los revolucionarios debemos tener fe en la capacidad del Socialismo de resolver los problemas materiales del hombre, prepararnos afinando la Economía Socialista , su productividad, su eficacia, desechar las ilusiones de capitalistas ayudando a construir socialismo, y simultáneamente impulsar el rescate del sentido de pertenencia a la sociedad, la Conciencia del Deber Social, el sentido del momento histórico, instalar en la población humilde una nueva ética, dotarla de razones sagradas por las cuales luchar, demostrar que sólo el Socialismo rescata la dignidad del humano.

Y, sobre todo, fortaleciendo el liderazgo de Chávez, combatiendo ataques disfrazados y directos que pretenden romper la conexión Chávez – Pueblo.

¡Con Chávez todo, sin Chávez nada!