Venezuela rechaza informe de CIDH sobre asuntos internos
Telesur

El canciller de Venezuela ante la Organización de Estados Américanos (OEA), Roy Chardenton Matos, rechazó este jueves el informe presentado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el cual se sostiene que el país suramericano viola la libertad de expresión. Chardenton afirmó que este organismo se encontraba parcializado y prejuiciado pues tomaba en cuenta acusaciones infundadas de la oposición venezolana y no consideraba hechos como lo ocurrido en febrero del año 89 en la nación.

El embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Américanos (OEA), Roy Chaderton, rechazó este jueves un informe presentado sobre la situación de Latinoamérica ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por parte de medios opositores venezolanos, destacando que dicha injerencia genera un clima desestabilizador en el país.

”Por aquí desfilan políticos defensores de los derechos humanos que no protestaron por las masacres de febrero ni contra el arresto del presidente Chávez”, sostuvo el canciller.

Según Chaderton, la CIDH experimenta una ”situación de acromegalia institucional”, puesto que no presta la debida atención a los asuntos que realmente la ameritan sino a los que se apegan más a sus intereses.

El canciller ante la OEA, afirmó también que Venezuela ”puede mostrar un rostro digno por todos los avances en relación con derechos humanos”, puesto que ahora se le presta atención a los niños, ancianos y la familia, hay acceso a la educación y se incluye a los excluidos entre otras cosas.

Por otro lado, la CIDH ”vive el insomnio de los injustos”, debido a que no se puede confiar en un presidente de este organismo que se deje entrevistar por un medio golpista y que atenta en contra la democracia venezolana como el periódico venezolano El Universal.

Por último, Chardenton enfatizó que la CIDH ”no trata de apoyar a los Estados” sino que ”sustancia con criterios prejuiciados” con la intención de realizar daño político a ciertas naciones.

El embajador venezolano también se enfrentó a la CIDH en marzo pasado puesto que este organismo publicó un comunicado en el que afirmaba que el gobierno de la nación suramericana efectuaba persecuciones políticas.

A estas acusaciones Chardenton sostuvo que la CIDH intervenía a los asuntos internos del país” pero guardaba silencio cada vez que se violaban los derechos humanos por parte de sus “de sus ocultos patrocinadores”.

“La CIDH interviene en los asuntos internos de Venezuela y extrae conclusiones sin el agotamiento de nuestras instancias internas, solidaria con empresas, personajes e instituciones venezolanas e internacionales incursas en graves y recurrentes amenazas contra las leyes e instituciones democráticas de la República” , acotó el canciller en esa oportunidad.