Celebran en México foro internacional contra la trata de personas
Por: María Julia Mayoral

México, 15 abr (PL) Un coloquio internacional contra la trata de personas tendrá lugar hoy en México, con la participación del director ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC), Antonio María Acosta.La Secretaría de Relaciones Exteriores anunció que en el foro también intervendrán la canciller, Patricia Espinosa, y el ministro de Gobernación, Fernando Gómez Mont.

El evento responde a la “Campaña Corazón Azul”, impulsada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el propósito de combatir el flagelo de la esclavitud en sus diversas manifestaciones.

Luego de la ceremonia inaugural, se realizarán dos conferencias magistrales, la primera de ellas, “Tendencias globales del fenómeno de la trata de personas”, correrá a cargo del titular de la UNODC.

La segunda exposición será ofrecida por la Asesora Especial para Cuestiones de Género y Adelanto de la Mujer de la ONU, Rachel Mayanja, con una propuesta de “Informe sobre tráfico de órganos, tejidos y células y la trata de personas para fines de remoción de órganos”,

Ayer el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia, declaró que el país intensifica las tareas encaminadas a combatir la trata de personas, cuyas principales víctimas son las mujeres y los niños.

El Ombudsman nacional, en compañía de Kate del Castillo, embajadora de la CNDH Contra la Trata de Personas, visitó un albergue donde brindan atención médica, psicológica y educativa a féminas que sufrieron esa experiencia.

Allí conocieron las tragedias de algunas de mexicanas y centroamericanas, de entre ocho y 40 años de edad, sobrevivientes de explotación sexual, laboral y empleo forzoso en el tráfico de drogas y armas, entre otras agresiones.

Según las féminas, una de las artimañas de los delincuentes consiste en regalar boletos a las afueras de las escuelas o en parques públicos para acudir a fiestas, donde los jóvenes son drogados, alcoholizados y después vendidos a las redes de explotadores.

tgj/mjm