COMANDOS DE GUERRILLA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA BUROCRACIA
Por: José A. Rangel A.

Los Comandos de Guerrilla Comunicacional es una creación acertada para la lucha contra la desinformación. Debe haber más creaciones en este frente de comunicación. Hay la necesidad de crear una red social por la verdad de la revolución bolivariana. De manera que cada habitante sea portador de la actualización de la conciencia de otros compatriotas sobre los adelantos revolucionarios o la manipulación que se hace de una noticia. Por eso la batalla mediática es todos los días y en todo momento.

La batalla mediática es solo eso, una batalla. Porque estamos en una guerra. Y en guerra contra un enemigo que no se vence sólo con simples cambios económicos y políticos. Esto lo ha demostrado los once años de lucha por el socialismo que llevamos en Venezuela. Nos enfrentamos a un enemigo muy poderoso jamás visto en la historia de la humanidad. Un enemigo que cuenta con un sistema casi omnisciente y omnipoderoso, como es el sistema capitalista mundial. Tiene un sistema económico y político muy desarrollado, pero con un sistema ideológico temible, que con las crisis económicas los ha perfeccionado y refinado más.

Este enemigo internacional, de la cual nuestra burguesía nacional es la más tarada, convive dentro de nuestras instituciones, ministerios y demás organizaciones claves del estado. Porque está en nuestra conciencia. Está en nuestra conciencia y muchas veces no lo detectamos. El enemigo lo llevamos dentro de nosotros porque hemos sido manipulados por él durante muchísimos años. Somos un producto de ese sistema cuando dudamos, cuando somos indecisos, cuando vemos un error real y perdemos la perspectiva general de la independencia que hemos alcanzado o cuando creemos una mentira de la desinformación, aunque sea por algunas horas o minutos. Esto es natural. Chávez repite siempre que lo nuevo habita con lo viejo. Pero para que lo nuevo triunfe, no basta con rezar. Debemos promover más creaciones activas en los diferentes frentes de batalla de esta gran guerra.

Además de la batalla mediática tenemos, dentro de esta gran guerra, la batalla contra la corrupción, la burocracia, la falta de vivienda y contra la delincuencia. La lucha por el socialismo es eso. Es la suma de felicidad posible que se les pueda dar a todos nuestros compatriotas. Y mientras existan estos flagelos, el socialismo no acabará de desarrollarse.

Sería interesante que se crearan comandos de guerrilla contra la corrupción, contra la burocracia y contra todo tipo de injusticia. Nuestro reto en esta gran guerra, segmentadas en tantos frentes de batallas, es hacer un modelo de sociedad perfecta, que por su justicia y felicidad sirva de ejemplo al mundo.

José A. Rangel A.
12abril10
Jarach16@hotmail.com