Rusia advirte a EE.UU. con abandonar Tratado de Reducción de Armas si desarrolla escudo antimisil
Correo del Orinoco

El presidente ruso, Dmitri Medvedev, indicó que si el sistema antimisil estadounidense llegara a ser una amenaza para su país, entonces “podemos plantear la posibilidad de abandonar anticipadamente el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas”


Este lunes el presidente ruso, Dmitri Medvedev, amenazó con abandonar el recién firmado Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Start) si Washington desarrolla su escudo antimisil, al mismo tiempo hizo un llamado a Estados Unidos a crear un sistema de seguridad global.

Medvedev declaró a un canal de televisión internacional que si el sistema antimisil estadounidense llegara a ser una amenaza para su país, entonces “podemos plantear la posibilidad de abandonar anticipadamente el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas”, conocido como Start-3.

El Jefe Estado ruso, indicó que “espero que eso nunca suceda y podamos dedicarnos a resolver ese problema, referido a la perfección de los potenciales nucleares y los relacionados con el escudo antimisil”.

“Lo más aconsejable sería dedicarnos a buscar una solución a los citados problemas de forma conjunta“, comentó Medvedev, quien recordó que el tema de la vinculación de las armas estratégicas ofensivas con las defensivas fue discutido largamente y con dificultad.

Tal polémica está relacionada con la diferencia de distribución de las armas estratégicas rusas y estadounidenses, así como los diferentes objetivos de los sistemas defensivos estratégicos de unos y de otros, consideró el estadista ruso.

Como resultado de las negociaciones y discusiones en Ginebra en torno al texto del nuevo tratado, se llegó a la formulación de compromiso que aparece en el preámbulo del documento firmado el pasado jueves en Praga por Rusia y Estados Unidos, declaró.

El acuerdo plasma la relación existente entre armas estratégicas ofensivas y las defensivas, mientras que considera que ninguna de las partes debe romper el nivel actual de ese balance.

De lo contrario, el país que considere roto el mencionado equilibrio estratégico, podrá abandonar la avenencia de Praga.