ALÓ, PRESIDENTE Nº 355
Pueblo revolucionario rescató democracia bolivariana en Abril de 2002

ABN.- De forma tenaz, espontánea y revolucionaria miles de venezolanos y venezolanas rescataron la democracia bolivariana en abril de 2002, cuando la ultraderecha fascista, conformada por un grupo de militares, empresarios y políticos, perpetraron un Golpe de Estado contra el gobierno legítimo y constitucional del presidente Hugo Chávez Frías.

En este merecido reconocimiento al pueblo revolucionario se centró la transmisión del programa Aló, Presidente, número 335, realizado este domingo desde el Palacio de Miraflores, en Caracas.

Desde allí el presidente de la República, Hugo Chávez Frías, recordó que la protesta contrarrevolucionaria del 11 de abril encontró, además del pueblo en resistencia, a un componente de aguerridos guardias nacionales y soldados de la Casa Militar que por orden presidencial no hicieron un sólo disparo.

‘Si no se establece esa línea de defensa conformada por el pueblo y aquel grupo pequeño de valientes soldados, esa marcha fascista hubiese asaltado el Palacio’, indicó.

Después de varios momentos de reflexión, el Jefe de Estado dijo que lo ocurrió 11 de abril estaba escrito y que tal vez la única forma de haber evitado el golpe burgués imperial era haber renunciado al proyecto revolucionario y bolivariano.

Sin embargo, ‘yo no llegué aquí para entregarme a la burguesía ni al imperio yanqui”, expresó Chávez, quien además destacó que el Gobierno nacional siempre velará por los héroes y heroínas de Puente Llaguno, así como de los familiares de los que dieron su vida por defender el proceso revolucionario.

“Yo estoy vivo debido al sacrificio de los caídos. Cada 11 de abril rendiremos tributo a los mártires de Puente Llaguno, a ese pueblo sin armas que se vino a poner el pecho a las bala.Por eso, lo que me queda es luchar, luchar y luchar hasta el último día de mi vida”, afirmó.

Durante el programa dominical, el presidente Chávez lamentó que algunos factores de la oposición, entre ellos los altos jerarcas de la cúpula eclesiástica, continúen arremetiendo contra el pueblo y la Revolución Bolivariana, al mantener sus discursos apátridas, que buscan crear descontento en la población contra.

También recomendó a la oposición que lo mejor que puede hacer es aceptar que la Revolución Bolivariana, pacífica y democrática, llegó a Venezuela para quedarse.

Sin embargo, aclaró que si la oposición se atreviera a planificar un nuevo golpe de Estado la respuesta del pueblo, en sintonía con el Gobierno “sería radical, a fondo”.

El Presidente tampoco dejó de mencionar la evidente participación en el Golpe de las televisoras y periódicos de la derecha, por lo que instó al pueblo venezolano a incrementar la ofensiva a través de la guerrilla comunicacional, con el propósito de enfrentar las mentiras y la desinformación que día a día emiten los medios de comunicación privados.

“La batalla mediática debe librarse todos los días. Tenemos que enfrentar al silencio mediático. Se debe realizar una gran ofensiva utilizando murales, cine, teatro, libros, cuentacuentos, medios alternativos, el arte, la cultura”, manifestó.

El presidente Chávez resumió la participación del pueblo en los sucesos de abril de 2002 diciendo: “aquel llanto del 11 de abril era un llanto de fuego, de sangre, era el llanto del fuego revolucionario, del pueblo sagrado y patrio”.

Por último, invitó a los venezolanos y venezolanas a luchar por un futuro lleno de paz, “con el socialismo revolucionario y bolivariano. Le entrego mi corazón a los mártires, héroes y heroínas de Puente Llaguno”, expresó.