MÁS ARMAS PARA EL PUEBLO
Por: José A. Rangel A

El conocimiento de la verdad es una de las armas más colosales que tiene un pueblo cuando comienza a entenderla, interpretarla y a exigirla. Se estimula su papel protagónico. A partir de allí ese pueblo desarrolla sus luchas, con creatividad, nobleza y valor denodado. La Revolución es pueblo. El conocimiento de la verdad abarca los avances prácticos de la revolución en Venezuela, interpretación de los hechos acorde a los intereses socialistas y el esclarecimiento de la desinformación del enemigo.

El conocimiento de la verdad, junto con las misiones, las leyes socialistas como la ley del consejo federal de gobierno y demás instituciones representan el arsenal ideológico bolivariano que debe empuñar el pueblo en su conciencia, que sin la necesidad por ahora de la lucha armada va llevando adelante la transformación de la sociedad capitalista de Venezuela en una sociedad socialista auténtica.

El conocimiento de la verdad es un apoyo invaluable para la conciencia socialista del pueblo. Debemos crear nuevos medios que contribuyan a asegurar la conquistada libertad política, económica e ideológica, para que no sea arrebatada por la guerra militar o de cuarta generación imperial, ni por arribistas y traidores.

Bolívar en carta dirigida al general Carlos Suoblette el 22 de agosto de 1821 le trasmitía la necesidad de darle el conocimiento de la verdad al pueblo ante eminentes peligros que se avecinaban a la joven nación:

“…si la sagacidad y la intriga de nuestro enemigos logra sembrar la discordia, suscitar la rivalidad en las clases de nuestra sociedad, dividir nuestros corazones, nuestros deseos y nuestros intereses, entonces seremos infaliblemente la presa del invasor. Ud. es el mejor órgano para hacer concebir estas ideas al pueblo de Caracas y a todos los demás de Venezuela, para hacerles conocer todos los peligros a que estamos expuestos, y toda la necesidad que tenemos, por su propia felicidad, de que sean en lo sucesivo lo que han sido hasta aquí, enseñarle el remedio de preservarse del mal, que no es otro que la unión”

Esto escribía el Libertador a escasos dos meses del triunfo en la batalla de Carabobo, 24 de junio de 1821, batalla decisiva para la liberación de Venezuela. Bolívar ve de suma necesidad que el pueblo se apertreche del conocimiento de la verdad o como el lo expone en la mencionada carta, para mantener la unidad como defensa ante los ataques imperiales. Tal como está sucediendo hoy.

Nos corresponden muchas batallas de Carabobo para crear, sostener y desarrollar la patria socialista naciente. Una de estas batallas va librase el 26 de septiembre de este año. Consiste en mantener en manos del pueblo la Asamblea Nacional. Esta como todas las batallas está precedida del conocimiento de la verdad y en la medida que nuestra conciencia despierta, vamos necesitando de más armas. Necesitamos un canal de televisión de 24 horas de información y de opinión, porque verdaderamente lo que hay no dan abasto. Tenemos el Correo del Orinoco, pero aún no llega a la población que más lo necesita.

Revisando por allí y por allá con esta preocupación, uno puede escarbar un poco en las armas de nuestros enemigos y hacerlas efectivas para la revolución. Por ejemplo examinando lo que es el Marketing, según las definiciones del mundo del consumo capitalista es el arte de “psicosear” la mente de las personas para crearle una necesidad que no tienen para luego venderles el producto para satisfacer esa necesidad creada. Gigantesca manipulación. Pero aquí no queremos manipular a nadie. El marketing tiene entre otras herramientas la promoción que contiene la publicidad y la comunicación, específicamente llama la atención del uso del folleto, como otra forma de hacer llegar a nuestro pueblo el conocimiento de la verdad. El folleto es muy práctico, muy informativo, directo, fácil de llevar como las semillas de un árbol guiada por el viento a tierra buena. Podría ser un suministro eficaz para la conciencia de nuestro pueblo.

José A. Rangel A
09abril10
jarach16@hotmail.com