Defensora del Pueblo de Venezuela calificó de tendenciosas las declaraciones de Uribe y Vólmar

ABN.- La Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, calificó como tendenciosas en un discurso hipócrita, las declaraciones del titular de la Defensoría del Pueblo de Colombia, Vólmar Pérez, en torno a la detención en Venezuela de ocho ciudadanos colombianos presuntamente implicados en actividades de espionaje contra instalaciones eléctricas venezolanas.

Igualmente ratificó su rechazo a la declaraciones del presidente de Colombia, Álvaro Uribe y de la cancillería de dicha nación durante su participación en un contacto informativo emitido por Venezolana de Televisión.

“Por considerarlas tendenciosas e interesadas en encubrir, con un discurso hipócrita en materia de derechos humanos, las aprensiones que se hicieron de manera legítima y acusar a nuestro país, sin invocar la cooperación con un estado hermano”, denunció.

Garantizó que a las personas detenidas se les ha seguido un proceso penal justo, limpio y respetuoso de sus derechos humanos.

“Tenemos actas firmadas por todas las personas que fueron privadas de su libertad por los delitos de espionaje, en este caso, seis hombres y dos mujeres, las cuales se les ha dotado de artículos de limpieza personales, se les ha prestado apoyo, han mantenido comunicación con el consulado de su país y con sus familiares, han tenido servicio médicos y conocen los motivos por los cuales se les privó de su libertad”, explicó.

Refirió que a las personas detenidas se les decomisó un importante número de computadoras personales y cámaras con fotografías de instalaciones eléctricas venezolanas.

“Ahí reposaban fotografías con pilotajes de puentes, depósitos de combustibles, de funcionarios uniformados, como es el caso de la Guardia Nacional, también instalaciones eléctricas, de telecomunicaciones y no existen ninguna foto, por ejemplo en el estado Anzoátegui en donde estuvieron, de una playa o un pasaje turístico, lo cual lleva a una presunción que está siendo investigada por los fiscales correspondientes y que se les está siguiendo un debido proceso de acuerdo con la legislación venezolana”, indicó.

La Defensora del Pueblo, Gabriela Ramírez, aclaró que además de la citada actuación en días pasados se detuvo 12 personas en la población de Río Chico, estado Miranda, a los cuales se les incautó un importante arsenal de guerra.

“Las personas que viven en los sectores aledaños de Río Chico saben los niveles de violencia y de criminalidad que existen en esa zona y la sospecha, muy bien fundada, de que grupos paramilitares pudieran estar penetrando en nuestro país con el propósito de generar desasosiego general, desestabilización a la interno de nuestro país y vuelve el estado Miranda a ser protagonista de estas circunstancias”, exclamó.

Ramírez recordó que en 2003 un grupo de paramilitares colombianos fueron detenidos en una hacienda ubicada en la zona mirandina de El Hatillo, en donde se aplicó, por primera vez en el mundo, se aplicó el Protocolo Facultativo de Participación de Niños en Conflictos Armados.

“Esos adolescentes que no se les resguardaron sus derechos humanos en Colombia, fueron reclutados forzosamente y traídos a nuestro país para atentar contra funcionarios del Estado se les preservaron sus derechos y se regresaron a su país con toda la garantía, es decir que Venezuela es un país, y se los hemos demostrado a Colombia en muchas oportunidades, respetuoso de los derechos humanos’, refirió.

‘Por eso debemos rechazar de manera vehemente las acusaciones ligeras y que hacen a cualquier observador se ponga capcioso de que el Presidente (Álvaro) Uribe, en lugar de buscar que se aclaren los hechos en profundidad, alegremente salga a jugar posición adelantada sobre la base de una acusación tendenciosa de violación de derechos humanos y acuda directamente a instancias internacionales que ya han demostrado una parcialidad manifiesta en contra de nuestro país ”, advirtió Ramírez.