Centro Gumilla reconoce en encuesta que 64% de los venezolanos apoya el socialismo

ABN.- Según un estudio difundido este lunes por el Centro Gumilla -el Centro de Investigación y Acción Social de la Compañía de Jesús en Venezuela- y publicado en el diario El Universal, el 64% de los venezolanos y venezolanas cree y confía en el socialismo como modelo político e ideológico para profundizar el desarrollo y progreso de la nación.

El estudio informa que para los investigadores del Centro Gumilla, luego de realizar un estudio de opinión con 2.000 venezolanos en todo el territorio nacional -a excepción de Amazonas y Delta Amacuro-, el 64% de la población que se identifica con los “perfiles Demócratas Socialistas”.

Al respecto, el Centro Gumilla señala que contra el 64% obtenido por el modelo socialista, apenas, “un cuarto bloque son los Demócratas Liberales que representan 27% de la muestra”.

Libertad de expresión, opinión e intercambio de ideas

Resalta también el referido estudio que en lo que respecta a la participación democrática y a la libertad de opinión y expresión que existe actualmente en el país, “el presidente (Hugo) Chávez ha sido un actor clave en la continua proposición de ideas, activando posiciones a favor y en contra”.

Asimismo, destaca que la actuación clave del presidente Chávez en el intercambio de ideas, es acompañada también por el “escenario de importantes cambios que han generado amplios debates en los que la opinión pública venezolana ha participado gracias a su socialización a través de los medios masivos de comunicación’, refiere el informe.

Socialismo y solidaridad

El estudio refiere además que el bloque socialista (64%) de la población evalúa de manera positiva la gestión de la Presidencia de la República, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y la Fuerza Armada Nacional.

Asimismo, indica que los valores en los que se apoya este sector, son los de “solidaridad, fraternidad, igualdad y amor”.

De igual forma, señala que la población socialista cree en los consejos comunales y ve en ellos “la solución para más participación”; y que “en el Gobierno recae la responsabilidad para satisfacer las necesidades del pueblo”.

Afirma, que este importante grupo se inclina a favor de que tanto Pdvsa, como los gobernadores y alcaldes se mantengan trabajando de manera coordinada con el Gobierno Nacional, para el mejor desarrollo del país.

Destaca el informe que este sector manifiesta que los principales valores de la democracia actual en Venezuela son: la participación, la libertad de expresión, la igualdad social, el derecho a la educación, la participación en las misiones y la libertad y transparencia en las elecciones.

Agrega el Centro Gumilla que el sector socialista, confía en este modelo porque “en democracia, toda persona tiene derecho a opinar sobre los problemas de su comunidad’.

Todas estas características, concluye el Centro Gumilla, hacen del sector socialista, el más tolerante y proclive al diálogo.

‘Estas características los hacen más tolerantes y proclives al diálogo’, dice el informe, que también sostiene que este grupo es el que está menos de acuerdo con la intervención de otro país en Venezuela.

Polarización e intervención de elites politizadas

Asimismo, resaltó el estudio del Centro Gumilla que la supuesta polarización que vive el país, según declaran constantemente voceros de la contrarrevolución y de los partidos de derecha en medios de comunicación privados, ‘es, más bien, cosa de élites politizadas”(…) pues “el problema entonces radica no en la mentalidad de los venezolanos, sino en los líderes que se empeñan en hacer de la confrontación el instrumento fundamental para hacer política’.

“No hay duda de que en nuestro país es posible el diálogo y la concertación. La polarización es, más bien, cosa de élites politizadas’, refiere el estudio realizado entre el 14 de septiembre y el 9 de octubre de 2009.

‘Los venezolanos cuentan con una agenda de consenso para desarrollar un programa político’, agrega una de las conclusiones del documento.

En este sentido, dice el informe que “uno de los elementos más protuberantes que surge del estudio es que 9% de los encuestados simpatiza con la instauración de un gobierno de corte autoritario”. Además dice que este grupo se identifica políticamente como Ni-Ni y que más de la mitad de los entrevistados, provienen de la región zuliana, y un cuarto de la andina.

Ambas regiones, Zulia y Táchira, han sido lideradas por gobiernos de derecha que han permitido e incentivado la actuación de grupos paramilitares, entre los que resalta el prófugo de la justicia venezolana y ex gobernador del Zulia, Manuel Rosales, y su seguidor y actual gobernante del mencionado estado, Pablo Pérez.

El estudio resalta que los “Demócratas Liberales”, que poseen sólo 27%, pertenecen en su gran mayoría a los sectores más adinerados de la población y están ubicados en su mayoría en Caracas, la región central y el estado Zulia.

Concluye el documento que este sector adinerado, está a favor de una intervención extranjera contra la estabilidad del país, pues considera que “con tal de que el país avance, no importa que intervenga otro país en Venezuela”.

Dice también que este grupo habla “muy negativamente” sobre la gestión del Gobierno, y “en contraposición, valoran bien a la iglesia católica, las universidades, los estudiantes manos blancas, partidos de oposición y los medios de comunicación privados”.

Propósito del estudio

El director del Centro Gumilla, José Virtuoso, s.j., destaca en el informe que recoge los resultados de la investigación, que el propósito de ésta fue saber sobre ‘la cultura política vigente de la democracia en Venezuela y América Latina que permita conocer más en profundidad los contenidos, las aspiraciones y las contradicciones que atraviesa el espíritu o ethos democrático tanto en el país como en la región’.

Las encuestas se realizaron en municipios de 25.000 habitantes o más y tenían como objetivo indagar sobre ‘las bases que sustentan la aceptación y obediencia a las formas de Gobierno y Estado democráticas vigentes, así como los procesos de rebeldía que buscan cambios frente a las formas políticas actuales’.

El trabajo de campo y el posterior análisis estadístico estuvo a cargo de la empresa Ceninvest y admite un error del 2,19%.