Inicia este martes operativo para liberación del cabo Moncayo, retenido por las FARC
TeleSUR

Los integrantes de la misión humanitaria, liderada por la senadora liberal Piedad Córdoba, ya se encuentra en Villavicencio, capital del departamento colombiano del Caquetá, desde donde partirán a la zona en la que la agrupación insurgente dejerá en libertad al retenido.

Luego de estar retenido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde 1997, este martes se prevé que se produzca la liberación del cabo Pablo Emilio Moncayo, cuando la agrupación insurgente, en un gesto unilateral, lo entregue a la misión humanitaria liderada por la senadora liberal colombiana, Piedad Córdoba.

A las 09:00, hora de Colombia, el grupo de Colombianos y Colombianas por la Paz junto a la senadora colombiana Piedad Córdoba, estarían llegando este lunes al aeropuerto de Florencia, departamento de Caquetá para continuar con el operativo de liberación del cabo Pablo Emilio Moncayo, retenido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hace doce años.

Desde el aeropuerto Gustavo Artundiaga Paredes de Florencia, la enviada especial de teleSUR, Patricia Villegas, informó que la familia Moncayo ya se encuentran en el terminal aéreo donde le darán el recibimiento a Pablo Emilio.

Para el procedimiento de liberación del cabo, participa la misma misión humanitaria que trajo al soldado Josué Daniel Calvo a la libertad el pasado domingo en Villavicencio, departamento del Meta.

Se espera en los próximos minutos la llegada de representantes del Gobierno Nacional y el Alto Comisionado de Paz, Frank Pearl para dar la bienvenida a Moncayo, secuestrado el 21 de diciembre de 1997.

Villegas señaló que las autoridades presentes en Florencia no precisaron si más tarde ofrecerán anuncios previos a los ya conocidos sobre el operativo de liberación.

La organización Colombianos y Colombianos por la Paz propone al mundo que “el largo y costoso conflicto” en ese país sudamericano se convierta en un proceso de paz.

En la segunda etapa del operativo humanitario previsto para las liberaciones anunciadas el año pasado por las FARC, la puesta en libertad de Moncayo significa el último gesto unilateral de este tipo que el grupo rebelde realizará, según anunció Córdoba la noche del pasado lunes.

Se prevé que Moncayo sea entregado por patrulleros de las FARC a la misión humanitaria liderada por la senadora Córdoba, y compuesta además por el obispo católico Leonardo Gómez, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), miembros de la organización Colombianas y Colombianos por la Paz y militares brasileños tripulantes de dos helicópteros facilitados por el Gobierno de Brasil.

El protocolo de seguridad que se seguirá para la liberación del cabo Pablo Emilio será idéntica a la implementada en la primera etapa del operativo humanitario, en el que la misión liderada por la legisladora liberal recibió el pasado domingo de manos de las FARC al soldado profesional Josué Daniel Calvo, quien permanecía retenido por los rebeldes desde abril pasado.

En ese sentido, el Gobierno colombiano deberá cumplir con el cese de operaciones militares durante 36 horas en la zona prevista para la liberación, un área selvática del suroriental departamento del Caquetá.

En entrevista concedida a teleSUR, el padre del cabo retenido, el profesor Gustavo Moncayo, quien hace poco menos de cuatro años inició un caminata por Colombia, como medida de protesta para exigir la liberación de su hijo y una solución negociada al conflicto armado que vive su país, señaló que probablemente sea Pablo Emilio el que se encargue de quitarle las cadenas que le han acompañado en la travesía.

“Es posible que mañana (este martes) Pablo Emilio sea quien le quite las cadenas a su padre, abramos ese espacio para las liberaciones de los secuestrados”, dijo el profesor Moncayo, quien además hizo un llamado para unir esfuerzos y evitar más derramamientos de dolor que “tejen traumas”.

“La situación es tan difícil que me parece que el día de mañana estemos marcando el inicio de una nueva época de la liberación”, añadió el profesor, también conocido como el Caminante por la Paz.

El profesor Moncayo señaló que “el tiempo es inexorable y ha marcado los surcos de las arrugas de nuestros rostros, en esas lágrimas que han quedado en el asfalto”.

Además señaló que seguirá “luchando por la paz en Colombia”, debido a que ha sido el país en donde ha visto crecer a su familia y “quiero a Colombia, amo a Colombia”.

El cabo Moncayo está en manos de las FARC desde el 21 de diciembre de 1997, cuando la agrupación insurgente tomó la estación de telecomunicaciones del Ejército en el Cerro Patascoy, en el departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador. Calvo, por su parte, está secuestrado desde abril pasado.

Por su parte, en rueda de prensa ofrecida la noche del pasado lunes, la senadora Córdoba detalló que los helicópteros que forman parte de la misión que recogerá este martes al cabo Pablo Emilio Moncayo partirá a las 09:00 horas locales (14:00 GMT) desde el aeropuerto Gustavo Artunduaga Paredes de la ciudad colombiana de Florencia, capital del departamento del Caquetá, al que prevén estar de regreso a las y prevé estar de regreso a las 14:00 horas locales (19:00 GMT).

Las FARC anunciaron la liberación del cabo Moncayo el 16 de abril de 2009, como un gesto unilateral para impulsar un posible intercambio humanitario, tesis que ha resurgido entre la sociedad colombiana como una necesidad que el Gobierno de ese país debe atender, junto a los esfuerzos para lograr una salida política y negociada al conflicto.

En la rueda de prensa del pasado lunes, la senadora Córdoba aseguró que la organización humanitaria Colombianas y Colombianos por la Paz persigue dos objetivos fundamentales luego de concluir el actual proceso de liberaciones unilaterales de retenidos, entre ellos, el intercambio humanitario entre el Gobierno y las FARC.

Córdoba insistió en que, antes que el actual presidente, Álvaro Uribe, deje el cargo el próximo 7 de agosto, es necesario que se dé este acuerdo y que, además, quede establecido como una política de Estado, y no de Gobierno.

Además, sostuvo que el pronunciamiento realizado el día domingo por parte del presidente Uribe, quien indicó que “no se opone al acuerdo humanitario” siempre que éste “no sea para devolverles delincuentes a las FARC” , es una postura favorable de parte del Gobierno.

“Que el intercambio se de antes que el Presidente de la República, entregue el cargo y que sea una política de Estado y no una política de Gobierno. Es muy importante tener en cuenta la respuesta que en el día de ayer (domingo) dio el presidente de la República”, pues subrayó que el tema del acuerdo humanitario y la posterior solución del conflicto armado colombiano, “no se puede dejar de lado”.

“Me parece que hay una actitud de apertura por parte del Gobierno”, añadió.

teleSUR / MFD