Zuloaga será juzgado en libertad condicional
Prensa YKVE Mundial/VTV

La medida cautelar que tomó el juez Jesús Alberto Villarroel, titular del Tribunal 40 de control, durante la audiencia, le impide abandonar el territorio nacional en «su avión privado» o en el de sus amigos…


Vilipendio y falsas informaciones cometió Zuloaga en el exterior contra Venezuela y no le pasó por la mente que violando las leyes tendría un «día sorpresivo»…
Una medida cautelar a favor del presidente de Globovisión, Guillermo Zuloaga, fue dictada este jueves por el Tribunal de Control que lleva la causa en su contra, por los delitos de vilipendio y falsas informaciones, durante la audiencia de presentación realizada tras la orden de captura emitida por el Ministerio Público.

La medida cautelar, que consiste en prohibición de salida del país, la tomó el juez Jesús Alberto Villarroel, titular del Tribunal 40 de control, durante la audiencia que comenzó a las 6 de la tarde y culminó ya entrada la noche.

En la sesión estuvieron presentes los abogados del acusado, Perla Jaimes y Alfredo Travieso, además de familiares cercanos, así como la fiscal 72 del área Metropolitana, Mary Carmen Fuentes.

La causa contra el ejecutivo de la planta de televisión, autodeclarada como opositora al Gobierno Bolivariano, se debe a las graves acusaciones hechas durante la Asamblea de la llamada Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), realizada el fin de semana pasado.

La audiencia de presentación se realizó tras su captura en Falcón, donde se encontraba cuando pretendía abandonar el país. Zuloaga había alegado que sólo pensaba salir de vacaciones con su familia, aun cuando sus familiares no lo acompañaban.

«Ha sido un día sorpresivo», dijo Zuloaga, según reseñó una agencia de noticias, al salir de la audiencia en la que compareció durante más de dos horas.

Al ser interrogado por periodistas del Sistema Nacional de Medios sobre si dijo o no las acusaciones contra el Estado venezolano, las cuales por cierto fueron hechas en forma pública, notoria y comunicacional, el empresario optó por mantenerse callado, y anunciar que eso se «dilucidaría» durante el juicio.

Tras su breve declaración, abordó un vehículo y dejó que su abogada Jaime Perla hablara por él. No obstante también la profesional del derecho prefirió no hacerlo.