SIP irrespeta soberanía venezolana al solicitar intervención internacional

ABN.-La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), organismo integrado por los dueños de las grandes empresas de comunicación de América, emitió este lunes una resolución donde solicita a la Organización de Estados Americanos (OEA) que intervenga en Venezuela a través de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La demanda, hecha el pasado viernes durante la reunión “de medio año” realizada en Oranjestad, capital de la isla caribeña Aruba, reitera una serie de acusaciones contra el Gobierno venezolano que forman parte de una estrategia para ocultar los avances en materia de libertad de expresión y acceso a la información en el país.

En la misiva, la SIP solicita a la OEA que actúe a favor de RCTV Internacional, canal privado que forma parte de las empresas 1BC.

RCTVI transmitía su programación por los sistemas de televisión por suscripción hasta que en enero de 2010 se negó a cumplir la legislación venezolana en materia de telecomunicaciones, por lo que fue retirado de la grilla por las propias cableoperadoras.

Durante las sesiones de la asamblea general de la SIP, efectuadas el fin de semana pasado, los directivos de medios privados venezolanos eludieron el debate sobre Venezuela.

Los editores de medios privados David Natera, director del Correo del Caroní; Marcel Granier, presidente de las Empresas 1BC; Miguel Henrique Otero, director del diario El Nacional; y Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión, tan sólo se dedicaron a acusar al gobierno del presidente Hugo Chávez y a reiterar sus denuncias sobre la presunta desaparición de “medios independientes de comunicación” en Venezuela.

La resolución dada a conocer este lunes coincide con la visita a Washington del presidente del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), William Echeverría, quien acudió este martes a una audiencia ante la CIDH, donde participó en un foro titulado Situación del Derecho a la Libertad de Expresión, Información en Venezuela, de acuerdo con el diario opositor El Nacional, afiliado a la SIP.

Asimismo, Echeverría reiteró su apoyo al más reciente informe de la CIDH, el cual coincide en los ataques de la SIP contra el Gobierno de Venezuela.

La CIDH es encabezada por Santiago Cantón, funcionario que reconoció el breve gobierno de facto de Pedro Carmona Estanga, quien en abril de 2002 encabezó el golpe de Estado contra el presidente de la República, Hugo Chávez, disolviendo además todos los poderes constituidos.

La SIP, cuya operatividad está históricamente vinculada a políticas de intervención de Estados Unidos en América Latina, también criticó a otros gobiernos progresistas como Ecuador, Argentina, Bolivia y Cuba, pese a que reconoció que no emitió condenas contra México y Colombia donde, según sus propios informes, están gravemente amenazadas la libertad de expresión y el ejercicio periodístico, por numerosos asesinatos a comunicadores, narcotráfico, conflictos bélicos y narcotráfico.

La SIP nació en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y fue moldeado al antojo de los intereses hegemónicos estadounidenses, en defensa y alianza de los poderes imperiales contra la soberanía de los pueblos latinoamericanos.