Informe de la SIP sobre Venezuela es banal y sesgado

Caracas, 23 Mar. ABN.- El informe sobre Venezuela presentado en la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) este fin de semana es banal, sesgado y carece de contenido, sostuvo este martes Marcos Hernández, integrante de la organización nacional Periodistas por la Verdad.

Según el documento presentado por los dueños de medios en el país, la prensa libre en Venezuela se enfrenta al ‘inminente peligro de colapsar y desaparecer’.

Hernández, quien asistió al encuentro para discutir esta tesis, indicó que la SIP se negó a debatir con el grupo de Periodistas por la Verdad que se presentó en la cita, realizada en Aruba.

“A los editores no les importan los riesgos que corren los periodistas, que los maten, que no tengan seguridad social ni ninguna garantía de vida, como sucede en Colombia, México y Honduras. Sólo les importa el dinero. Dicen que les toca ‘recuperar Venezuela’; para eso tendrán que derrotar a ese pueblo digno”, indicó.

En contacto telefónico con el programa Despertó Venezuela, que transmite Venezolana de Televisión, Hernández denunció que, lejos de debatir, recibieron ofensas de parte de Enrique Santos, coeditor del diario colombiano El Tiempo y ex presidente de la SIP.

“Santos nos llamó palangristas, cotorras, asalariados. Dijo que le daba vergüenza el periodismo venezolano y su pueblo por tener a un presidente como Hugo Chávez”, señaló.

Refirió que los mismos que dicen defender la libertad de expresión les limitaron el tiempo a tres minutos para debatir el citado informe. Resaltó que esto refleja la “doble moral del club de dueños de medios”.

Hernández convocó a los periodistas y a trabajadores de los medios comunitarios a participar en un acto de desagravio por los comunicadores venezolanos ante las ofensas de Santos, en la embajada de Colombia en Caracas, este jueves 25.

La SIP es un organismo integrado por los dueños de las grandes empresas de comunicación de América, que nació en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y fue moldeado al antojo de los intereses hegemónicos estadounidenses, en defensa y alianza de los poderes imperiales contra la soberanía de los pueblos latinoamericanos.