La Asamblea Nacional
Bajo la óptica de Bolívar
Por: Jorge Mier Hoffman

La pelea a cuchillo por obtener un curul, en la Asamblea Nacional, no es exclusivo de la oposición, sino que también la desesperación deja ver los rostros en el PSUV… Todos quieren un cambur, una beca y lo más importante ¡..IMPUNIDAD..! Un diputado no tiene un jefe que le exija trabajo… Si no trabaja, lo hace su suplente y sigue cobrando… el primer sueldo que se paga del Presupuesto Nacional es del diputado… goza de todas las reivindicaciones salariales… no discuten aumentos de sueldos porque ellos hacen la Ley… y mientras el humilde trabajador cobra tres meses de utilidades, o de aguinaldo en caso de los empleados públicos, un diputado cobra ¡¡¡DOCE MESES!!! Pero eso no es todo: Un diputado tiene ¡Impunidad para violar la Ley y no va preso! Es tal la impunidad de un diputado, que un preso, cumpliendo condena, saldría libre de la cárcel, inmediatamente, si es nombrado diputado… En fin… Ni James Bond, con Licencia para matar, tiene los privilegios de un diputado en Venezuela.

Con esta explicación, ahora muchos entenderán, por qué la pelea a cuchillo para llegar a la Asamblea Nacional… En el caso de la oposición el asunto es peor: ellos no van a trabajar, ni mucho menos van con un Plan Legislativo… Su misión es la Guarimba Legislativa, la cual consiste en: sabotear la discusión de leyes, entorpecer la gestión del gobierno, y desacreditar aún más el país, sólo que con impunidad de no ser enjuiciados como traidores a la patria… Podemos decir que la avidez de la oposición, para llegar a la Asamblea Nacional, se concentra en cinco grupos:

PRIMERO: Los delincuentes que encuentran en la diputación la manera de salir de la cárcel
SEGUNDO: Los estudiantes, que no importa que no tenga ni “puta idea”, de lo que se hace un diputado, pero es la cuota que pagan los partidos políticos devaluados, para obtener votos universitarios
TERCERO: Los dueños de medios de comunicación, que necesitan de la impunidad para seguir insultando al presidente y obtener dólares preferencias de CADIVI
CUARTO: Los corruptos que temen una orden de captura, pero siendo diputados pueden continuar sus fechorías sin nada que temer
QUINTO: Los más ilusos de todos, que creen que pueden cambiar el país desde la Asamblea Nacional, donde los acuerdos políticos son lo que determinan si van o no a levantar la mano

Por ello, Bolívar no creía en un Congreso de privilegios, sino en un Congreso compuesto por personas ajenas a todo interés particular y con una inquebrantable vocación de Servicio Público… Al respecto decía el Libertador:

“Malos legisladores nos conducen a la anarquía, después a la tiranía y siempre a la ruina. Jamás un Congreso ha salvado una República, por la dificultad que hay para componer un buen Congreso. Los hombres de mérito no van a él porque los caminos son horribles y las distancias inmensas. Solamente los majaderos e intrigantes se encargan de la representación popular. Para formar un legislador, se necesita de educarlo en una escuela de moral, de justicia y de leyes” Simón Bolívar

¿Cómo lograr una Asamblea Legislativa Bolivariana? Invocando las advertencias que nos legó Bolívar en su proyecto de Poder Moral:

A) Un diputado no cobra sueldo, sino un bono alimenticio y de traslado en cada sesión de cámara, cuyo monto mensual nunca superará el sueldo mínimo.
B) Los proyectos de Ley son preparados por la Sociedad Civil organizada y los gremios profesionales, las cuales son coordinadas por el Gobierno, en función al interés nacional y los Planes de desarrollo de los ministerios
C) No hay impunidad ante la justicia… Todos sosmos iguales ante la Ley y ante la delincuencia.
D) No hay guardaespaldas, ni choferes ni privilegios en la seguridad personal

Estos cuatro puntos constituyen ¡UN FILTRO! para quienes vayan a la Asamblea Nacional, sean personas con una extraordinaria vocación de servicios para trabajar por el país y no por intereses particulares, que es la única condición para que el Poder Legislativo sea autónomo y al servicio del interés nacional.

Datos Interesantes: Al menos hay países que señalan el monto que gana un diputado: Brasil encabeza el ranking de sueldos millonarios con 8.100 dólares mensuales. Le siguen Colombia con 7.600, Chile con 7.400 y México con 6.900… Sin embargo en Venezuela es tan inmoral lo que ganan, que es una Partida Secreta, que sólo conocen los diputados cuando consultan sus cuentas bancarias, ya que lo que sobra de la ejecución presupuestaria, también se lo reparten….

¡Ser diputado… qué manguanga!