Piedad Córdoba viajará a Brasil para encontrarse con la Comisión Humanitaria
Prensa Yvke Mundial/Abn

En las próximas horas la senadora Piedad Córdoba viajará a Brasil con lo cual comienza el conteo regresivo para el regreso de los dos uniformados retenidos por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).


En las próximas horas la senadora Piedad Córdoba viajará a Brasil con lo cual comienza el conteo regresivo para el regreso de los dos uniformados retenidos por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

A pesar del más absoluto hermetismo que mantienen a esta hora el Comité Internacional de la Cruz Roja, Colombianos por la Paz, el Gobierno Nacional y la Iglesia, el diario El Tiempo conoció que luego de varios días de espera, las Farc dieron el visto bueno para que la congresista emprendiera el viaje hacia a la población de San Gabriel (Brasil) a encontrarse con la Comisión Humanitaria integrada por los garantes de la Iglesia y la Cruz Roja Internacional (Cicr), los cuales viajarán en tres helicópteros tipo Cougar.

Al mando de la Comisión, en la parte operativa, estará el agregado militar del Brasil, Carlos D. Souza, quien coordina con el CICR y la Fuerza Aérea Colombiana el ingreso de los helicópteros, especiales para rescates.

La elección de San Gabriel, señalaron las fuentes, obedece a su cercanía con el lugar en el que, según las coordenadas entregadas por las Farc a la senadora Córdoba, se producirían las liberaciones.

Al parecer, Calvo sería liberado en una zona selvática, entre Río Chiquito y el río Guayabero, en límites entre Caquetá, y Moncayo en algún punto del Bajo Caguán, en cercanías al municipio de Cartagena del Chairá, Caquetá.

En esta ocasión, y como parte del protocolo de seguridad, se estableció que no participará ningún medio de comunicación en el proceso, y que ninguno de los integrantes de la Comisión podrá portar celulares, cámaras de video, ni de fotografía.

Una de las preocupaciones de la misión es evitar que las aeronaves sean rastreadas, con el fin de procurar la seguridad de todas las personas que intervienen en la operación, incluidos los guerrilleros que trasladaron a los secuestrados.