Morales rechazó consideraciones de la JIFE sobre la hoja de coca
Telesur

Morales invitó a la Junta Interamericana de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) a comprobar la realidad de la hoja de coca en Bolivia. Ante las denuncias de aumento de la producción de la cocaína en la nación, el dignatario boliviano resaltó el programa de racionalización de los cultivos de esa planta que se lleva a cabo en la nación.



El presidente boliviano, Evo Morales, rechazó las consideraciones de la Junta Interamericana de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), institución adscrita a Naciones Unidas, en las que abogaba por la erradicación de la hoja de coca, pues defendió que la planta «es consumida ancestralmente por el pueblo».

«Antes de exhortar al Gobierno de Bolivia a llevar adelante programas que desalienten el acullico (masticado) de coca, los ejecutivos de la JIFE deben venir a Bolivia para conocer las bondades del arbusto para que sean más sanos e inteligentes», señaló el Jefe de Estado.

Bajo la premisa de que la coca no es cocaína, Morales defendió el consumo de la planta por parte de los campesinos e indígenas de la nación, quienes, mediante su mascado, ejecutan la practica denominada acullicu o pijcheo.

«La coca es consumida ancestralmente por el pueblo boliviano para sus tradiciones culturales y su uso medicinal», dijo el mandatario.

Aclaró que en su defensa hacia la coca no deja de rechazar su mercado ilegal para la fabricación de cocaína, por lo que remarcó su interés en que el narcotráfico sea erradicado.

En este contexto, enfatizó que su Gobierno impulsa un programa de racionalización de los cultivos de hoja de coca en concordancia con los sindicatos de las poblaciones que la producen, para evitar que sea desviada al tráfico de estupefacientes.

Por su parte, el embajador de Bolivia en la ONU, Pablo Solón, dijo que en su gestión se ha propuesto lograr que la Comisión de Estupefacientes de la Organización de Naciones Unidas despenalice en enero próximo la costumbre de masticar la hoja de coca.

También rechazó que la JIFE haya pedido formalmente a Bolivia que «enseñe a su población a no masticar la hoja de coca, lo cual es un atentado contra la identidad y la cultura de los pueblos andinos», indicó el diplomático.

El Gobierno boliviano centró parte de sus luchas por las reivindicaciones del pueblo en lograr la despenalización de la coca.

El año pasado, el Ejecutivo de la nación andina solicitó formalmente ante la Comisión de Estupefacientes de la ONU en Viena que se deje de considerar la coca como una droga. Se espera que para enero de 2011, se conozcan las determinaciones al respecto.

En la reciente visita que realizó el presidente Uruguayo, José Mujica, a Bolivia, reseñó en referencia al tema, que: «creo que el consumo de coca está incorporada a la cultura y las tradiciones de los pueblos andinos, nada tiene que ver con lo que vino después, con el uso abusivo de la drogadicción y el flagelo que conocemos. Entonces creo que no le podemos usurpar el elemental derecho que tiene por su cultura y tradición al uso de un instrumento que han venido utilizando las generaciones, otra historia es el narcotráfico».

teleSUR – Abi – Efe – Pl – LosTiempos/ ld – MM