Presidenta del TSJ: CIDH pretende desprestigiar sistema judicial venezolano
ABN

El reciente informe de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) pretende desprestigiar el sistema de justicia venezolano y, al mismo tiempo, poner en tela de juicio sus principios democráticos.

Así lo señaló este domingo la titular del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Luisa Estela Morales, durante el programa José Vicente Hoy, transmitido por la televisora privada Televen.

La magistrada explicó que es un documento sesgado, que forma parte de una campaña destinada a presentar a Venezuela ante el mundo como un país en el que no existe estado de derecho.

“En realidad es todo lo contrario. En nuestro país tenemos un sistema organizado para la selección de los jueces y magistrados, así como una estricta disciplina que deben cumplir los mismos’, manifestó.

El informe de la CIDH, divulgado en febrero pasado, asegura que en Venezuela existen “serias restricciones a los derechos humanos”, supuesta “intolerancia política, falta de independencia de los poderes del Estado, libertad de expresión restringida, hostilidad hacia disidentes, violencia e impunidad”.

El documento fue elaborado sin haber visitado a Venezuela para hacer las investigaciones correspondientes, lo que pone en duda los argumentos que expone.

Sobre este particular, Morales añadió que el mencionado informe contiene en la narración de los hechos inexactitudes y contradicciones.

Sostuvo que la sentencia emitida por la Comisión es atentatoria en contra de la autonomía del Poder Judicial venezolano.

La presidente del TSJ agregó que “hay jueces dignos, que luchan día a día con fuerza para ejercer la autoridad”.

No obstante, la campaña internacional contra Venezuela trata de desprestigiar su sistema judicial, a través de su autoridad, cuando en ocasiones aisladas ocurre un hecho negativo en torno a un juez.

Citó por ejemplo el caso de la jueza María Lourdes Afiuni, que es, a su juicio, ‘algo aislado y una situación que se sale de los cánones de la normalidad y la conducta de un juez, que trae consecuencias de gran impacto’.

En ese sentido, dijo: ‘Debemos dejar actuar a los órganos regulares de la justicia sin interferencia, sin ningún tipo de privilegios, para que sea juzgado como cualquier ciudadano por su actuación”.