Vital servicio de rehabilitación brindado por Cuba a Haití
Por: Enrique Torres, enviado especial

Puerto Príncipe, 3 mar (PL) Personas adoloridas, muchas de ellas con extremidades amputadas, acuden cada día a las salas de rehabilitación integral establecidas por la misión cubana de salud en Haití, un servicio sin precedentes en las instituciones públicas del país.

Según estadísticas de la colaboración médica de la isla, ya sobrepasa los 20 mil en número de pacientes que recibieron tratamiento de este tipo, en muchos casos vital para su recuperación luego de los traumas sufridos a causa del terremoto del 12 de enero último.

Las salas hasta ahora son 11, y brindan servicios en los hospitales de La Renaissance, La Paz y Ofatma, así como en Leoganne, Carrefour, Croix des Bouquets, Jacmel, Petit Goave, Grand Goave, Arcahaie, y en el Centro de Diagnóstico Integral de Mirebalais. Próximamente quedarán habilitadas 10 más.

«La rehabilitación era algo prácticamente desconocido aquí, cuando abrimos la sala sólo vinieron dos pacientes, y esos dos comenzaron a llamar a otros, y se incrementó de forma tan rápida, al punto que diariamente atendemos a más de 100 personas», declaró a Prensa Latina el doctor Alexis Verdecia

De acuerdo con el galeno, quien dirige la sala del hospital La Renaissance, a pesar de la experiencia acumulada por el grupo de técnicos que le acompaña, en ocasiones les resulta increíble la prontitud con que los haitianos asimilan los tratamientos.

Explica Verdecia que han irradiado casos con láser para ayudar a cicatrizar las heridas y el resultado ha sido asombroso, al punto de que al ser valorados por los especialistas de ortopedia han decidido no hacer los injertos que estaban previstos.

«Tal parece que como nunca recibieron tratamientos de este tipo, les ocurre algo similar como sucedió con los antibióticos, que con una baja dosis de antibiótico respondían, ahora está pasando lo mismo con la rehabilitación, con una baja dosis de las técnicas que aplicamos evolucionan satisfactoriamente», comentó el galeno.

Si bien son más de 100 los pacientes que cada día son atendidos en esta sala de La Renaissance, en realidad las técnicas aplicadas son mucho más, ya que no son pocos los que necesitan varios tratamientos, pues se trata en muchos casos de politraumatizados.

«Aún llegan personas víctimas del terremoto, con dolores persistentes, y no siempre una técnica resuelve el problema, por eso combinamos varias, con ello la eficacia es mucho mejor», precisó Verdecia.

En los traumas crónicos se aplica calor, ya sea por lámpara electromagnética o por otro método, y de esa forma mejora la circulación y la revitalización de los tejidos, pero si persiste mucho dolor, se utiliza corriente electromagnética.

A los amputados, inicialmente se les trata de aliviar el dolor, y se trabaja para lograr una buena cicatrización, a fin de preparar el muñón para una futura prótesis.

Generalmente los tratan con el equipo de campo magnético, la radiación con láser, y cuando comienza a cicatrizar la quinesiología, es decir los ejercicios combinados.

«Casos de este tipo hemos tenido muchos, y ya están de alta, en espera de una prótesis», comentó el médico.

Las salas disponen, entre otros medios, de equipos de terapia combinada, que generan corrientes capaces de provocar contracciones en el músculo, y corrientes para aliviar dolores.

En el hospital La Renassaince, a Verdecia lo acompañan seis técnicos cubanos, quienes se encargan de aplicar los tratamientos, pero además dos activistas haitianos que voluntariamente se sumaron como traductores al desempeño de la rehabilitación, un servicio que llegó a Haití para quedarse.

Los jóvenes se identificaron con la labor de los colaboradores de la isla en la asistencia a sus conciudadanos, y sin cobrar un centavo, permanecen cada día, desde que abre la sala en la mañana, hasta que cierra al anochecer, en función de la atención a los pacientes.

lgo/et