Nuevo error de la ISAF deja más de 30 civiles muertos en el sur afgano
TeleSUR

El pasado viernes, también por error, la ISAF realizó un bombardeo en la provincia afgana de Kunduz (norte) en el cual murieron siete policías de la nación centroasiática.

Al ser confundidos con insurgentes talibanes, al menos 33 civiles murieron a consecuencia de un ataque aéreo de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en el sur de Afganistán, según informó este lunes el ministerio del Interior afgano.

De acuerdo con el portavoz del referido ministerio, Zemaraï Bashary, aviones de ISAF, fuerza comandada por la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), dispararon contra tres vehículos el día domingo en la mañana en la provincia de Oruzgan.

«Según los primeros informes, 33 civiles murieron en los ataques, entre ellos mujeres y niños, y otros 14 resultaron heridos», dijo Bashary.

El organismo ocupacionista, liderado por Estados Unidos, además, reconoció la muerte de «un número de individuos», mientras informó que otros tantos resultaron heridos durante la ofensiva.

La ISAF, a través de un comunicado, trató de justificar el lamentable error al señalar que sus tropas localizaron a un grupo de presuntos insurgentes cuando supuestamente se encontraban «en ruta» para lanzar un ataque contra una patrulla militar.

«Estamos enormemente apenados por la trágica pérdida de vidas inocentes. He dejado claro a nuestras fuerzas que estamos para proteger al pueblo afgano y matar o herir involuntariamente a civiles socava su confianza en nuestra misión», dijo en la nota el comandante de la ISAF, el general estadounidense Stanley McChrystal.

«Redoblaremos nuestros esfuerzos para recuperar esa confianza», añadió.

Este incidente ocurre a 48 horas de que la ISAF matara, también por error, a siete policías afganos durante un ataque aéreo en la provincia septentrional de Kunduz.

En septiembre pasado, Kunduz también fue escenario de un bombardeo de la OTAN, ordenado por las tropas alemanas desplegadas en esta provincia, el cual mató a 142 personas, entre ellas decenas de civiles, cuyas consecuencias forzaron a la dimisión de altos cargos de Defensa en Alemania.

teleSUR-Afp-Efe/MFD