Obama desafía a China y este jueves recibirá al Dalai Lama en Washington
TeleSUR

Las autoridades de China estarán a la expectativa de la recepción que Obama dispense al líder espiritual tibetano, a quien el país asiático acusa de tene propósitos separatistas. El Dalai Lama además mantendrá también una reunión con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

Desafiando a China y poniendo a prueba la relación de Estados Unidos con esa nación asiática, el presidente estadounidense, Barack Obama, recibe este jueves al líder espiritual tibetano Dalai Lama, con quien sostendrá una reunión que pese a ser privada.

China, que al líder tibetano de separatismo, desde que se anunció el encuentro de Obama con el Dalai Lama, advirtió que tal reunión pondrá en riesgo las ya tensas relaciones con Estados Unidos, afectadas por diferencias bilaterales en materia económica y política.

Aunque tradicionalmente todos los presidentes estadounidenses se han reunido con el Dalai Lama, ninguno lo ha hecho en el Despacho Oval, un honor que se reserva a los jefes de Estado y de Gobierno.

Tradicionalmente, esas reuniones se han celebrado siempre a puerta cerrada, con la excepción de 2007, cuando el entonces presidente George W. Bush entregó al líder tibetano la Medalla del Congreso.

El pasado viernes, el portavoz del Ministerio chino de Relaciones de Exteriores, Ma Zhaoxu, solicitó a Estados Unidos cancelar, de inmediato, el encuentro Obama-Dalai Lama.

Zhaoxu indicó que Estados Unidos debe comprender que el Tíbet es un asunto delicado, así como también debe cumplir el compromiso de reconocerlo como parte de China.

Además, el vocero señaló que la posición de China respecto al encuentro del líder tibetano con Obama ya ha sido clara, al tiempo que invitó a Estados Unidos a oponerse a la independencia del Tíbet.

En ese sentido, el funcionario chino sostuvo que su país exhorta también a Estados Unidos a abstenerse de facilitarle al Dalai Lama la realización de actividades separatistas y de interferir en los asuntos internos de China, con el objetivo de evitar un empeoramiento en las relaciones bilaterales.

Sin embargo, la Casa Blanca ha puntualizado que Obama se reúne con el Dalai Lama como «un líder religioso y portavoz de los derechos tibetanos respetado internacionalmente».

El protocolo de la reunión busca respetar las tradiciones de reuniones presidenciales anteriores con el líder espiritual tibetano y evitar la ira de Pekín, que había pedido a Obama que no celebrara la reunión.

El encuentro se celebra en momentos en los que las relaciones entre Estados Unidos y China atraviesan por un periodo de tensión debido a la venta de armas por valor de seis mil 400 millones de dólares por parte del país norteamericano al protectorado de Taiwán.

Obama ya aplazó la reunión con el líder espiritual en octubre pasado, la última ocasión en que el Dalai Lama visitó Washington, para no causar tensiones en las relaciones con China antes de su visita de Estado a Beijing un mes más tarde.

Pese a eso, en su visita de Estado a China en noviembre pasado, Obama notificó a las autoridades chinas su intención de reunirse este año con el Dalai Lama.

Por otro lado, el enviado especial del Dalai Lama en Estados Unidos, Lodi Gayari, aseguró que el hecho de que «la reunión tenga lugar ya es algo importante en sí mismo».

El Dalai Lama, que llegó a Washington el día miércoles, pedirá a Obama, según Gayari, que «ayude a encontrar una solución para resolver el asunto de Tíbet que sea beneficiosa tanto para el pueblo tibetano como el chino».

Además de Obama, el líder espiritual tibetano mantendrá también una reunión con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton.

teleSUR-Efe-Xinhua-Afp/MFD