Llegaron a Miami misioneros inculpados en Haití por secuestro de niños
TeleSUR

El grupo de misioneros viajaron a Estados Unidos luego de que un juez firmara la orden de libertad. Los estdounidenses están acusados del secuestro de al menos 33 niños para trasladarlos a la República Dominicana tras el terremoto que sacudió a Haití el pasado mes de enero.

Ocho de los 10 misioneros estadounidenses, inculpados por el secuestro de 33 niños haitianos después del terremoto del pasado 12 de enero en el país caribeño, llegaron la madrugada de este jueves a Miami (sureste de Estados Unidos) luego de que fuesen puestos en libertad por un juez en Haití.

Autoridades del aeropuerto internacional de Miami indicaron que el grupo de misioneros arribó alrededor de la medianoche local a bordo de un avión de carga C-130 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

En Puerto Príncipe continúan confinadas dos mujeres del grupo al que se acusó del secuestro de al menos 33 niños para trasladarlos a la República Dominicana tras el terremoto que sacudió a Haití el pasado mes.

Medios locales dijeron que las dos mujeres, Laura Silsby y Charisa Coulter, no fueron liberadas debido a que las autoridades desean continuar su interrogatorio.

El pasado 10 de febrero, el Ministerio Público del devastado país desistió de la acusación por secuestro de menores que pesaba sobre estos diez estadounidenses y se estimaba su regreso al país norteamericano.

Los acusados se declararon inocentes de los cargos que se les imputaban en su tercera comparecencia ante el Tribunal de Puerto Príncipe, donde también hizo acto de presencia un grupo de cinco padres de los niños, que pidieron la liberación de los detenidos y afirmaron que ellos entregaron a sus hijos voluntariamente.

«Nosotros los entregamos», afirmaron los padres, y explicaron que deseaban que sus niños pudieran «beneficiarse de oportunidades» y acceder a «otra educación».

Diez estadounidenses, cinco hombres y cinco mujeres, fueron detenidos el pasado 30 de enero, por intentar sacar a 33 niños haitianos de manera ilegal, luego los inculparon de secuestro y asociación criminal.

Los misioneros afirman que pertenecen a la organización baptista New Life Children’s Refudge (Refugio de Niños Nueva Vida) ubicada en Idaho, noroeste de Estados Unidos.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció en enero pasado que en Haití «alrededor de quince niños han desaparecido de hospitales con personas que no son de su familia».

teleSUR-Afp-Efe/MFD