OTORRINO-LARINGOLOGIA-OCULISTA-SIQUIATRICA
Por: Jorge Mier Hoffman

¡¡¡Definitivamente la oposición está desquiciada y ya llegó al estado de paranoia!!!

Primeramente quiero aclarar, que por lo mismo que creo en el debate, en el pluralismo ideológico, el libre pensamiento y la democracia participativa sin cortapisas, soy de los que no criticaba las posturas de los opositores a Chávez, porque estoy convencido de que todo el mundo tiene derecho a disentir… Pero lo de los antichavistas dentro y fuera de Venezuela ya es un asunto patológico que debe ser estudiado por la OTORRINO-LARINGOLOGIA-OCULISTA-SIQUIATRICA.

No se trata de un trabalenguas, sino una peligrosa enfermedad que resulta de la dosificación diaria de un veneno que se inyecta por el oído y la vista hasta domesticar el cerebro, a tal punto, que lo envuelve en una esquizofrenia que lo aísla del entorno para que la persona enferma viva una realidad virtual, tal cual hacía la Iglesia para condenar a los herejes. Para los afectados por esta enfermedad: el Gobierno es el Diablo y la oposición es Dios.

Como toda pandemia, la OTORRINO-LARINGOLOGIA-OCULISTA-SIQUIATRICA tiene también sus niveles de contagio en los cuatro aspecto de la vida diaria del venezolano:

Primero: Los chistes de mal gusto, los rumores, los mensajes de textos, los comentarios que hace el cura en las homilías, y los Foros en Internet, son la manera de sembrar el virus del antichavismo, que en sus primeros síntomas va enervando el ánimo de la persona, que termina contagiada cuando comienza a repetir todas las sandeces que fueron grabadas en sus neuronas enfermas… es decir ¡Cree en todo lo que diga la oposición!

Segundo: La enfermedad adquiere su grado de desarrollo en el tráfico, donde la persona pasa mayor parte del día atosigada por la desesperación de una cola que no avanza y las horas pasan sin tener nada que hacer sino escuchar la radio ¡¡¡Es en ese momento se desarrolla la enfermedad!!! Con un monopolio de información que bombardea el cerebelo con mensajes subliminales de estadísticas de asaltos, asesinatos, corrupción, cubanismo, comunismo, desabastecimiento, inflación, devaluación y mala gestión del gobierno de Chávez… Son más de 500 emisoras encadenadas con un solo mensaje antichavista que opacan las ondas hercianas del gobierno, al ritmo de una Marta Colomina que, como Dudamel, dirige la orquesta radial del antichavismo con su chiste de mal gusto: “Venezuela es el país más seguros: seguro que hoy lo asaltan, seguro que no hay agua, seguro que no hay luz”

Tercero: Luego en el trabajo, 120 periódicos y 24 revistas en manos de la oposición, se encargan de reforzar el “Holocausto Chavista” que hunde al país en un abismo, cuyos titulares son parte de la rutina diaria en el trabajo y la comida, ya que todo gira en torno a Chávez y hasta el “fenómeno del niño” y la sequía es también culpa de Chávez… En fin, Chávez también es culpable de que perdió el Magallanes y también es culpable de que los alcaldes y gobernadores de la oposición hagan mal su trabajo.

Cuarto: Ya en el reposo del hogar, los 36 canales de televisión contra 4 del gobierno, van atornillando la OTORRINO-LARINGOLOGIA-OCULISTA-SIQUIATRICA hasta llegar al estado de metástasis, que es el grado de la enfermedad que hoy tiene la oposición, cuya sintomatología psiquiátrica muestran estos enfermos en etapa terminal:

. Con igual intensidad los enfermos atacan a todo lo que sea “chavistas”, sin importar si son vecinos o familiares. No distinguen entre amigos, familiares ni enemigos. Padres y hermanos dejan de hablarse por culpa de Chávez.
. Los enfermos dejan de ser un Ser racional capaz de evaluar objetivamente su entorno, para actuar por el instinto patológico de la oposición… es decir, que ya no piensa sino que responde a reflejos condicionados que le inyectan los medios de comunicación:

No importa que el gobierno haya protegido a la clase media con tasas de interés preferenciales para las viviendas, regule las tasa especulativas que pretenden cobrar los bancos, se empeñe en combatir a los especuladores, cierre bancos agiotistas, confisque empresas que roban al pueblo, expropie tierra improductivas, pague las deudas a los trabajadores, a los pensionados y se empeñe en mejorar la salud, nada de esto es importante para los enfermos de la OTORRINO-LARINGOLOGIA-OCULISTA-SIQUIATRICA su única obsesión es Chávez.

. Los enfermos pierden la identidad y el patriotismo, que son los dos valores de la nacionalidad, para convertirse en enemigos del país mientras esté Chávez, y aplauden a todo aquel que denigre de Venezuela en los escenarios Internacionales. Los enfermos celebran que no llueva para que sequen los embalses y no haya luz, brindan cuando alguien muere en manos de la delincuencia, desean que caigan los precios del petróleo para que quiebre el país, rezan por que ocurra un terremoto, y piden a Dios que los gringos vengan a invadirnos.

Ayer en el SAMBIL escuchaba a dos señoras contagiadas con el virus de OTORRINO-LARINGOLOGIA-OCULISTA-SIQUIATRICA en etapa terminal a punto de locura:

Una de ellas vociferaban en la feria de comida: “Religiosamente le enciendo una vela a Obama para que nos invadan los gringos”… y la otra le respondió: “Yo también estoy rezando para que se acabe esta pesadilla, y por eso le dije a mi esposo que no me toque hasta que no vuelva RCTV”