Popularidad del presidente Chávez se mantiene tras 11 años de Revolución

ABN.- “Tras once años de Gobierno y Revolución, la popularidad del presidente de la República, Hugo Chávez Frías, se mantiene intacta y supera el 60%”, aseveró el diputado a la Asamblea Nacional Mario Isea, aún cuando la oposición tiene una década desarrollando y ejecutando un aparato publicitario y propagandístico desestabilizador, e invirtiendo miles de millones de dólares en francotiradores, sabotajes y paramilitares, incluso con planes de magnicidio.

Así lo expresó este martes, previo a la firma del “Acuerdo con motivo de conmemorarse el onceavo aniversario de la asunción a la Primera Magistratura de la República Bolivariana de Venezuela del presidente Hugo Chávéz Frías y del inicio del proceso de cambios revolucionarios iniciados por éste”.

El parlamentario atribuye esta popularidad a los logros de su gestión gubernamental, frente a los Gobierno de la Cuarta República que terminaron destinando cerca del 46% del ingreso petrolero al servicio de la deuda externa -una deuda que el Estado asumió del sector privado- descapitalizando al país.

“Actualmente tenemos un país soberano, con dignidad, que diversifica sus mercados y tiene posiciones independientes en el ámbito internacional, promoviendo la integración latinoamericana y caribeña y ayudando al desarrollo armónico de los demás países del continente y del mundo”, manifestó.

Recordó que el primer gran logro fue la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, que permitiera la redacción de una nueva Carta Magna adaptada a los tiempos actuales

“Un país asediado por el imperialismo se atrevió a dar el ejemplo, con un proceso constituyente, participativo, inclusivo (…) Demostramos que se podía reformar la Constitución y establecer un nuevo contrato social que diera al traste con el sistema injusto del capitalismo salvaje y abriera los cauces a un modelo de justa distribución de riquezas y posibilidades igualitarias”, explicó Isea.

Agregó que el Gobierno de Chávez tuvo la osadía de recuperar la soberanía sobre el recurso natural más importante, el petróleo, que ni siquiera se cuantificaba. Por otro lado, el desarrollo gasífero fue entregado a las transnacionales, para establecer asociaciones con empresas extranjeras.

“Hoy día se cuantifican las reservas de gas y de petróleo, somos una potencia energética capaz de ayudar al desarrollo armónico del continente. Eso nos hace más apetecibles para el imperio y nos obliga a redoblar la integración y unidad regional”, enfatizó.

También indicó que la oligarquía se alarmó cuando fue aprobada la Ley Orgánica de Hidrocarburos, donde se establecía que los recursos del petrolero se destinarían a la educación, la salud y la inversión productiva. Apenas se aprobó esta ley se dio el golpe de Estado de 2002.

Igual sucedió cuando se profundizó al lucha contra el latifundio. “Solamente en las acciones tomadas en El Cedral, Hato Piñero, La Vergareña y Hato El Frío, hay más de 405 mil hectáreas que se incorporan a un modelo de explotación social no latifundista”.

Logros revolucionarios

Entre los logros enumerados por Isea, destacan los privilegios dados a la lucha contra la pobreza, pago de la deuda social y la inclusión social. Las regalías -impuestos petroleros que deben pagar las empresas extranjeras explotadoras- pasaron del 1% al 33%.

Fueron incorporados cerca de 900 mil nuevos pensionados al sistema de pagos. La mortalidad infantil bajó en un 47% y ahora se ubica en 13,7%. La pobreza general bajó del 50,5% al 31% y la pobreza extrema del 20,3% al 9,1%. El índice de desarrollo humano que pasó de 0,77 a 0,94. El desempleo bajó significativamente y hoy se ubica por debajo del 7%.

“Hoy comen 900 mil personas en casas de alimentación y se lucha diariamente contra el desabastecimiento, el acaparamiento y la especulación”, acotó.

Hay programas para la inversión productiva y social como las reservas internacionales, el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) y el recién creado Fondo Bicentenario para expandir la frontera agrícola, entre otros.

Mientras la inflación interanual durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez fue de 47% y en el de Rafael Caldera fue de 56% (…) En 2008 la inflación fue de 29.5% y en 2009 se redujo a 25.9%”.

“Por eso vale el reto lanzado a la oposición: que recojan firmas para un referendo revocatorio, porque si hay descontento generalizado y realmente está en minoría este Gobierno como ellos dicen. entonces los retamos, porque ahí estará el Partido Socialista Unido de Venezuela y el pueblo junto al presidente Chávez”, subrayó.