Cuba: El cinismo norteamericano sin límites
Por: Vicky Peláez,
especial para ARGENPRESS.info

“Quien pretende cambiar el mundo
debe cambiarse primero a si mismo”
Sócrates

La paloma de paz que el presidente Barack Obama prometió sería el símbolo de la nueva política norteamericana, se transformó en poco tiempo en el halcón voraz que siempre lleva terror, muerte e injusticia donde se posa. Sin embargo, siguiendo a los líderes norteamericanos que durante más de doscientos años disfrazaron cínicamente la barbarie de sus halcones como símbolo de la democracia para poder imponer su dominio en el planeta entero, Obama les está superando y ya logra ser uno de los más hábiles manipuladores en la historia de este país.

Su reciente decisión de elaborar la lista de 14 países “patrocinadores del terrorismo” y obligar a sus ciudadanos a someterse a controles especiales en los aeropuertos norteamericanos, demuestra el cúmulo del cinismo del gobierno al incluir Cuba en esta lista negra. Es de conocimiento de todos que durante los últimos cincuenta años Cuba ha sido la presa favorita estadounidense simplemente por atreverse a ser un país soberano y emprender un camino socialista en el pleno “patio trasero” del Gran Patrón.

Ni las amenazas, ni la agresión militar, actos terroristas, sabotaje que causaron la muerte a 3,478 hombres y mujeres y dejaron mutilados a otros 2,099 pudieron doblegar la voluntad de los cubanos de mantener el sistema social que eligieron. Tampoco resultaron los intentos de Washington de sobornar a dirigentes de la isla, estrangular al país económicamente y confundir y debilitar al pueblo, a través de una cínicamente sofisticada guerra mediática elaborada por los globalizadores para quitarse este obstáculo incómodo en su marcha hacia la conquista y sometimiento neoliberal del mundo.

Al fracasar sus planes, el gobierno de Ronald Reagan incorporó a Cuba en 1982 sin ninguna razón lógica en la lista anual del Departamento de Estado de los “países patrocinadores del terrorismo internacional”. Desde allí, cada año y sin presentar ninguna prueba que justifique la decisión, ratifica la presencia de Cuba en la lista de “Estados terroristas” como si Norteamérica fuera juez supremo del mundo. En la más prestigiosa y prácticamente única actual Enciclopedia del Terrorismo escrita por Harvey W. Kushner (2003) y usada por todos los servicios de inteligencia del mundo, “la definición del terrorismo se basa en tres factores: primero, su método es violencia; segundo, sus blancos son civiles o gobiernos; y el tercero, su propósito es infligir máximo de miedo entre la población y forzar cambios políticos y sociales en un país determinado”.

Ninguno de estos factores es aplicable a Cuba que no prepara a terroristas sino médicos, educadores, entrenadores e ingenieros solicitados por todos los países de América Latina, Asia y África para dar impulso al desarrollo socioeconómico y cultural, imposibilitados por la globalización del neoliberalismo. En la definición del profesor Kushner, Estados Unidos se ubicaría como el principal país terrorista el mundo. En vez de médicos y educadores manda a los países ricos en recursos naturales a soldados y contratistas que infligen muerte y desolación. Un 70 por ciento de esas víctimas han sido hombres, mujeres y niños, y solamente un 30 por ciento, los militares de los países invadidos con el propósito de tumbar a sus gobiernos que se atrevieron a contradecir a Washington.

Sr. Obama deje de mirar la espiga en ojo ajeno.

http://www.argenpress.info/2010/01/cuba-el-cinismo-norteamericano-sin.html