¿Metieron la pata los servicios de inteligencia de los Estados Unidos?
Por: Norelys Morales

El intento de hacer estallar un avión de Estados Unidos en Navidad fue una «metedura de pata» potencialmente desastrosa de la comunidad de inteligencia, ha dicho el presidente Barack Obama mientras prometía acciones urgentes para fortalecer la seguridad.

El Director de Inteligencia Nacional, Dennis Blair, dijo que la comunidad de inteligencia «recibió el mensaje del presidente… y estamos avanzando para cumplir los nuevos desafíos».

«El sistema no detectó a Umar Faruk Abdulmutalab y evitó que abordara un avión e ingresara a Estados Unidos. Debemos poder detener tales intentos», dijo Blair en un comunicado.

Después del 11 de septiembre del 2000 en que también «metieron la pata» los servicios de inteligencia y permitieron que Estados Unidos, con George W. Bush de presidente de la guerra, desatara la supuesta lucha contra el terrorismo con el terror en «los más oscuros lugares de la tierra». Después que Barack Obama justificara la guerra para recibir «su» Nobel de la Paz mandando más soldados a Afganistán. Cabe una pregunta.

¿Qué tanto «metieron la pata» para evitar la guerra o es la estrategia para un tercera guerra de Estados Unidos justo en una región petrolera, entre otras características?

Tras el fallido intento el día de Navidad del joven nigeriano de 23 años Umar Faruk Abdulmutallab de detonar una bomba en el vuelo de Northwest Airlines con destino a Detroit procedente de Ámsterdam, la posibilidad de una guerra en Yemen es tema de los medios en Estados Unidos y motivo de declaraciones para personalidades del unipartido bipartidista del imperialismo norteamericano.

La agresividad es el núcleo duro del «centro del centro del capitalismo mundial», como ha señalado la filósofa cubana Isabel Monal.
Los hechos no están dejando dudas y Al-qaeda como Ben Laden ayudan bastante en la estrategia.

El lunes 5 de enero el New York Times indicó que «en medio de dos importantes guerras sin terminar, Estados Unidos ha abierto sigilosamente una tercera, en gran parte un frente encubierto contra al-Qaeda en Yemen».
Citando a altos cargos militares y de la inteligencia estadounidense sin dar nombres, el Times informa de que la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) ha enviado «al país a varios de sus operativos de campo de alto nivel con experiencia en contraterrorismo» mientras que «algunos de los más secretos comandos de Operaciones Especiales han empezado a adiestrar a fuerzas de seguridad yemeníes en tácticas contraterroristas».

Con la administración Obama la ayuda militar estadounidense a Yemen ha ascendido a 70 millones de dólares frente a la prácticamente nula de 2008.
Por su parte, Associated Press citó las palabras de Gregory Johnsen, un experto en Yemen de la universidad de Princeton, quien afirmaba que la creciente intervención militar estadounidense en el país «probablemente era contraproducente». Afirmó que los ataques aéreos y los subsiguientes vídeos y fotografías de mujeres y niños masacrados por los misiles estadounidenses proporcionaban «un campo de reclutamiento a al-Qaeda».

Irak y Afganistán son testimonio irrefutable de que el terrorismo de Estados Unidos genera más terrorismo y crece la espiral, en la cual ganan los que apuestan por la guerra como salvación para el sistema capitalista.

El senator Joseph Lieberman, el denominado «demócrata independiente» que dirige el Comité de Seguridad Nacional del Senado, pidió el domingo una intervención militar «preventiva» en Yemen.

«Alguien de nuestro gobierno me dijo ayer en Sana’a, la capital de Yemen, que la guerra de Iraq era una guerra de ayer», dijo Lieberman en una entrevista para Fox News. «Afganistán es la guerra de hoy. Si no actuamos preventivamente, Yemen será la guerra de mañana. Éste es el peligro al que nos enfrentamos».

El senador Arlen Specter, un demócrata de Pennsylvania que intervino en el mismo programa, estaba de acuerdo y afirmó que un ataque militar a Yemen es «algo que deberíamos considerar».

Como ya lo han hecho antes para varios episodios guerreros, los medios de comunicación estadounidenses siguen el guión.

El Washington Post publicó un artículo en portada con el titular «Un grupo de al-Qaeda en Yemen está ganando importancia».

«De ser cierta la afirmación, editó el Washington Post, representa… la aparición de una nueva amenaza importante para Estados Unidos, Oriente Medio y el Cuerno de África».

«¿Entonces estamos perdiendo el barco ahí?», preguntó el lunes 5 por la tarde la presentadora de CNN Kyra Philips a un «experto» en contraterrorismo. «Estamos en guerra en Afganistán, estamos en guerra en Iraq. ¿Deberíamos estar en guerra en Yemen?».

Un dato puede ilustrar lo que en materia de «adicción al petróleo en Estados Unidos» representa la nación yemenita. En su dominio está el estrecho de Bab-el-Mandeb que comunica el Golfo de Adén y el Mar Rojo, y proporciona acceso a la Canal de Suez Canal, un punto de paso vital a través del cual los buques cisterna transportan unos tres millones de barriles de petróleo al día.

¿Prescindirían los servicios secretos de los Estados Unidos de ese factor? ¿»Metieron la pata» y permitieron también la muerte de sus agentes o es una nueva autoagresión?


Lic. Rosa Cristina Báez Valdés «La Polilla Cubana»

http://www.cubahora.cu/index.php?tpl=principal/ver-noticias/ver-not_ptda.tpl.html&newsid_obj_id=1035377