Presidente Ahmadineyad llegó a Venezuela para profundizar cooperación

ABN. Este martes el presidente de la República Islámica de Irán, Mahmud Ahmadinejad, llegó a Venezuela en lo que será su cuarta visita oficial al país en pro de fortalecer los lazos de cooperación política, económica y cultural.

El canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, le dio la bienvenida al Mandatario iraní en la Rampa Cuatro del Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar.

Esta es la última parada del mandatario de Irán en su gira por Latinoamérica y que lo ha llevado por Brasil y Bolivia.

Recientemente, Ahmadinejad aseveró que los vínculos con los tres países suramericanos registrarán una consolidación sustancial.

Asimismo, Ahmadinejad destacó que los países contemplados en su gira desempeñan un rol importante y determinante dentro de sus propias regiones geográficas, de ahí que ‘Irán se felicite de las relaciones bilaterales amigables y profundas con cada uno de ellos’.

Se espera que los mandatarios de Venezuela e Irán discutan temas relativos a la cooperación en los sectores de la energía, inversiones, comercio, ciencias, industria y otras ramas.

Encuentro previo

Este lunes, durante un encuentro preparativo con empresarios y representantes del gobierno iraní, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo: “Estrechar las relaciones con Irán contribuye a crear el camino hacia el desarrollo de las economías emergentes de Venezuela e Irán”.

Ejemplo de ello son los 270 instrumentos de cooperación bilateral que se alzan en las más diversas áreas, especialmente vinculadas al sector energético con desarrollos comunes de exploración e intercambio; agroindustrial, con la constitución de empresas mixtas; manufactura, con la ensambladora de automóviles Venirauto; la entidad bancaria binacional y, entre los más recientes en áreas como la biotecnología, nanotecnología, servicios espaciales y telecomunicaciones.

Otros acuerdos suscritos que ya están en desarrollo son la construcción de dos plantas de etanol; la exploración de gas y petróleo en Irán por parte de Pdvsa; construcciones de viviendas en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo; la empresa mixta de buques tranqueros y las plantas de tractores Venitractor.

Venezuela e Irán cuentan con potencialidades complementarias que han sabido aprovechar en miras a la integración multipolar y el desarrollo de una nueva economía con enfoque social, rompiendo con los paradigmas instaurados por el modelo capitalista.

Producto del último encuentro entre ambos mandatarios el pasado mes de septiembre de 2009 en Teherán, se acordó que Petróleos de Venezuela, S.A. (Pdvsa) suministrará diariamente 20 mil barriles de gasolina a Irán y explorará, junto con la estatal energética de ese país, su mayor campo gasífero, el “South Pars 12”.

Cabe destacar que también en materia energética desde el 2006 Pdvsa mantiene con la iraní Sadra América Latina una empresa mixta para el desarrollo de proyectos vinculados con actividades de exploración y explotación de hidrocarburos, principalmente costa afuera.

Respecto a los recursos mineros, otro de los recientes convenios fue la firma para realizar en conjunto estudios geológicos y geofísicos en la faja andina, lugar en el que mediante imágenes satélitales se han localizado minerales.

Asimismo, como otra oportunidad de intercambio se avizora la posibilidad de que Venezuela supla a Irán de materias primarias como el acero, ya que es un gran consumidor de éste metal.

También producto del último encuentro se resolvió dar inicio a las operaciones del Banco binacional Venezuela-Irán, que se había inaugurado en la nación suramericana en abril de 2009 con un capital de 200 millones de dólares.

Igualmente se evaluó el mapa de relaciones en materia de salud, turismo y agricultura.

Sin embargo, quedaron sobre la mesa temas relacionados a la integración en lo educativo, social, cultural y científico-tecnológico.

La meta es que, a partir de este nuevo encuentro, se inicie una etapa donde se refuercen no sólo el área energética, agrícola e industrial sino que se avance en la construcción de mecanismos financieros alternativos al modelo capitalista que domina al mundo.