Rosales es un operador de la red de conspiración en Venezuela al servicio del imperio

ABN.- ‘Manuel Rosales está actuando como un comandante paraco, dentro y fuera de Venezuela, y eso es traición a la patria (…). Se ofrece al imperialismo como un operador de la red de conspiración’, informó este jueves el parlamentario a la Asamblea Nacional, Mario Isea.


En el programa Despertó Venezuela, que transmite Venezolana de Televisión, Isea señaló que el plan de magnicidio contra el presidente Hugo Chávez Frías, financiado por el prófugo de la justicia venezolana Manuel Rosales, tal como lo sostuvo el paramilitar Geovanny Velázquez Zambrano, está vinculado con un plan mediático internacional.

Además, en estas estrategias conspirativas están vinculados, presuntamente, Alberto Federico Ravell (Globovisión) y Marcel Granier (RCTV), entre otros.

‘Están tratando de controlar el sector sindical petrolero con miras a un nuevo paro petrolero (…) La idea es atacar la energía en Venezuela para revivir un 11 de abril’, recordó.

Agregó: ‘Nuestra misión es desmantelar este plan, vamos a develar a algunos autores y vamos a trabajar para que finalmente Manuel Rosales sea extraditado a Venezuela (se encuentra prófugo en Perú) y sea juzgado como debe ser’.

Por 25 millones

El paramilitar y sicario colombiano Geovanny Velázquez Zambrano, desde la cárcel, a través de un segmento de noticias de la televisora Al Jazeera reveló: “Un político venezolano de mucha riqueza, de nombre Manuel Rosales, le ofreció 25 millones de dólares para asesinar al presidente (Hugo) Chávez, de cualquier manera”.

El canal de noticias, de acuerdo con declaraciones de la investigadora Eva Golinger, presentó un video obtenido desde Colombia con la entrevista hecha por investigadores colombianos al paramilitar.

La conversación con Rosales, dirigente de la oposición más reaccionaria de Venezuela, tuvo lugar durante una reunión secreta en el año 1999, en donde asistieron varios líderes paramilitares, explicó Golinger.

La investigadora recordó que Rosales dijo que él mismo estaría encargado del complot de asesinar al Presidente.

Primero, los paramilitares contratados para el plan de asesinato del Presidente fueron a Catatumbo, en la frontera con Venezuela, para entrenarse.

Luego, en el 2004, casi 100 paramilitares fueron detenidos en las afueras de Caracas, en la finca de Robert Alonso, otro miembro de la oposición violenta, y los acusaron de participar en un plan para asesinar al Presidente.

El paramilitar colombiano afirma que actualmente hay más de 2.500 paramilitares aquí en el país, con el fin de asesinar al Presidente y desestabilizar al país.

“Sin embargo, la presencia de paramilitares colombianos en territorio venezolano es de conocimiento abierto. Esta nueva revelación, de la boca de uno de los participantes, confirma lo que se ha venido denunciando hace tiempo: Colombia ha estado infiltrando paramilitares en el país para intentar desestabilizar a Venezuela, desde adentro”, expresó Golinger.

Agregó: “También confirma que, obviamente, Manuel Rosales no se fue del país para pedir asilo político en Perú por los cargos de corrupción en su contra, sino que sabía que algún día, la verdad sobre su participación en un plan de magnicidio saldría a la luz pública. Con esta información confirmada, el Estado venezolano tiene el derecho de solicitar la extradición de Rosales, ya que el asilo político no se puede otorgar a un criminal”.