Este viernes se oficializa salida de EE.UU de base ecuatoriana de Manta
TeleSUR

Con la salida de Estados Unidos de Manta, finalizan 10 años de lucha de organizaciones sociales y políticas que exigían el cese del acuerdo que permitía la presencia de tropas extranjeras en territorio ecuatoriano.La salida de fuerzas de Estados Unidos de la base ecuatoriana de Manta se oficializará este viernes con una ceremonia en la que las autoridades de Ecuador asumirán el pleno control de las instalaciones militares ubicadas en la costa del Pacífico (oeste) de ese país suramericano.
Se prevé que la ceremonia esté encabezada por el ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración, Fander Falconí, acompñado el comandante general de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), Rodrigo Bohórquez.

 

Tras la ceremonia, se realizará una demostración de los recursos tecnológicos con los que la Marina ecuatoriana lleva a cabo su lucha contra el narcotráfico, como muestra de la determinación del Gobierno de esa nación de ejercer tales acciones en su territorio de forma unilateral.

La recuperación del control ecuatoriano sobre la base de concretará cuando efectivos del Puesto estadounidense de Operaciones Avanzadas (FOL por su sigla en inglés) firmen el acta de entrega a la FAE.

Estados Unidos mantenía presencia militar en Manta desde 1999, cuando el entonces presidente ecuatoriano, Jamil Mahuad, autorizó a las Fuerzas Armadas estadounidenses utilizar tales instalaciones para ejercer supuestas operaciones relacionadas con la lucha antinarcóticos por un plazo de 10 años.

Ese acuerdo rubicado por Mahuad fue rechazado por un conglomerado de organizaciones políticas y sociales que comenzaron a denunciar violaciones a los Derechos Humanos, cuya autoría atribuyeron a personal estadounidense.

Esas demandas fueron recogidas por una comisión especial que elaboró un informe presentado recientemente a la Asamblea Nacional ecuatoriana.

Otras voces críticas señalaron que el enclave ecuatoriano era utilizado también en la lucha contra las guerrillas que operan en la vecina Colombia.

En 2006, los cuestionamientos al convenio de utilización de la base de Manta se convirtieron en uno de los arietes de campaña del actual mandatario ecuatoriano, Rafael Correa.

Al asumir su primer mandato en 2007, Correa anunció que no renovaría el convenio con Estados Unidos para el uso de la base, y la nueva Constitución de Ecuador, aprobada el año pasado, prohíbe todo tipo de bases militares extranjeras en su territorio.

Cuando efectivos del Puesto estadounidense de Operaciones Avanzadas (FOL por su sigla en inglés) firmen el acta de entrega de las instalaciones a la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), concluirá un largo proceso de lucha por su recuperación iniciado en el propio año 1998 cuando se firmó el convenio.

El entonces presidente ecuatoriano, Jamil Mahuad, autorizó a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos utilizar esta base para operaciones relacionadas con la lucha contra el narcotráfico por un plazo de 10 años, que concluía en noviembre de este año.

Las operaciones militares del Pentágono podrían ser trasladadas ahora a tres de las siete bases que les ha ofrecido Colombia, ubicadas en Palanquero, Apiay (centro del país) y Malambo (norte), en un convenio que mantiene en tensión a los otros gobiernos suramericanos por considerarlo una amenaza a su soberanía.

teleSUR-Efe-Bbc-Pl/MFD