Venezuela puede importar dinero para inversión social o petrolera
Poe: Luis Alberto Matos

“Las letras de cambio son una providencia, prestada e interina, para anticipar la entrega del dinero en la parte que se necesita.”
Jerónimo de Ustáriz, Teoría y Práctica de Comercio y Marina, 1724


Este es un país petrolero. Para bien o para mal, aunque nos acusen desde “país rentista” hasta “dictadura regional petrolera”, Venezuela tiene las mayores reservas energéticas del planeta. Y tenemos que vivir con esa realidad.
No sabemos si fué “un regalo de Dios”, obligatorio según escrituras y dogmas, o quizás “el excremento del Diablo”, como escribiera Juan Pablo Pérez Alfonzo. Pero está allí, bajo nuestros piés y sobre nuestras vidas.
Lo tenemos en todas partes: desde el combustible más barato de la historia, hasta en casi todo lo que usamos en la vida cotidiana.
Campaña de desprestigioPor eso desde el Norte, donde con sus propias reservas en menos de dos décadas no accionarían ni siquiera el motor de un juguete, quieren mantener el control absoluto de nuestros yacimientos. Es la razón de las estrategias y tácticas, de sus voceros, incluyendo matrices de opinión contra nuestra industria petrolera.
Cuando el precio de la cesta de crudos venezolanos sube, sólo publican el promedio año a la fecha (que es inferior). Por el contrario, si la cesta baja, entonces es esa variación del día la que se imprime y vocea.
Publicitan al máximo la declaración de un vocero de la petroquímica brasileña Braskem: “Estamos deliberadamente dejando de acelerar los proyectos en Venezuela para permitir una mejor negociación del paquete financiero y de la compra de equipos”. Ellos suponen que la noticia es mala para PDVSA.
Señalan que “Venezuela aumenta su dependencia petrolera”, insistiendo en nuestra “importación de productos manufacturados”, pero no destacan que ampliamos el mercado de clientes para disminuir la dependencia de Estados Unidos.
Intentan dividir a los trabajadores petroleros: “Chavistas reclaman contrato yá en PDVSA”, demostrando un total desconocimento del tema y del ambiente.
Dólar paraleloAgregan que “el dólar permuta se ha disparado ante falta de intervención de PDVSA”, relacionándolo con “el gobierno incrementará la deuda interna y externa, en el segundo semestre del año, incluyendo bonos petroleros” lo cual, según aseguran en las mismas páginas y ediciones: “no aliviará la presión sobre el mercado permuta”, porque “los adquirientes de esos títulos no son realmente importadores, sino especuladores financieros”.
Aseguran que “el BCV, preocupado por la cotización del dólar paralelo y su repercusión en los precios, busca posibles maneras de intervenir ese mercado”.
¿Por qué es necesario y urgente intervenir el mercado paralelo? Bienes y servicios, que no sean de primera necesidad ¡a su libre oferta y demanda! para que todos los venezolanos podamos atender nutrición y salud a precios solidarios.
Bonos PDVSAAlgunos opinadores, que suponen tener “buenos datos”, señalan que “ante la escasez de recursos para cumplir con sus compromisos, el Ejecutivo lanzará otra emisión de bonos petroleros; la anterior fué insuficiente”.
Hasta se atreven a señalar cifras: 3.000 millones de dólares. Pero aún no califican la operación. ¿Esperan órdenes? Seguramente señalarán defectos ¡porque es nuestra! En otras latitudes venden bonos petroleros y la opinión internacional, de los mismos medios, es muy buena.
Recurso de liquidezPetronas (Petroliam Nasional Berhard) la compañía petrolera de Malasia, con sus oficinas en las Torres Gemelas del Kuala Lampur Centre (452 metros de altura) vendió a principios de este mes bonos por 4.500 millones de dólares; la prensa justifica la venta y aseguran que “quienes compraron hicieron buen negocio porque el petróleo sí va subir de precio”.
Petroleo Brasileiro SA, mejor conocida como Petrobras, vendió bonos hace un mes por 1.250 millones de dólares, con tanto éxito que la demanda total sumó más de 6.000 millones.
Irán emitirá bonos por 600 millones de dólares, a finales de este mes y en octubre, “para financiar proyectos de desarrollo en las refinerías de Abadan e Isfajan”. Nuestro socio OPEP, uno de los países de más avanzada tecnología en hidrocarburos, produce diariamente 45 millones de litros de gasolina. Estiman que para marzo (final del actual año persa) pasarán de 51 millones.
El pasado semestre, Irán emitió bonos por mil millones de dólares para desarrollar sus yacimientos gasíferos en South Pars.
Y en España, Gas Natural anuncia la emisión y venta de bonos por 6.000 millones de euros. Apunta su Director Financiero: “para reforzar la marcha del negocio; con esta inversión, los resultados van a ser sustancialmente mejores”. ¡Tiene razón! Los precios de los hidrocarburos subirán; ahora es el momento de invertir.
Ganancia futuraLas petroleras venden bonos porque necesitan liquidez para financiar el desarrollo del petróleo a futuro, incluyendo la tecnología que permitirá extraer un porcentaje mayor de las reservas posibles.
¿Cuánto sería eso en la Faja del Orinoco? Estimemos un porcentaje moderado: 10%. ¿Muy poquito? Si lográramos sólo ese modesto incremento, obtendríamos mas petróleo que todo el que se sabe hoy, con la tecnología actual, puede extraerse en todo el planeta: 1,3 billones de barriles.
Más de 42 años el consumo del mundo, y siglo y medio el de Estados Unidos. ¿Te queda alguna duda sobre la verdadera razón de sus bases militares en Colombia?
jaquematos@cantv.net