Maripili Hernández: Últimas Noticias criminalizó a trabajadores de ÁvilaTV
VTV

Mostrando una página doble de la edición dominical de UN, donde se colocó una serie de fotografías donde se señalaban personas por sus nombres y con círculos en sus cabezas, la periodista advirtió que este diario pretende convertirse en un tribunal.


Los editores del Diario Últimas Noticias (UN) repitieron la misma práctica ilegal de actuar como jueces, sentenciando delitos a trabajadores de ÁvilaTV a quienes consideran culpables de las agresiones al personal de la Cadena Capriles, y publicando fotografías con círculos y nombres, tal como hicieron los medios de comunicación durante el golpe de Estado de Pedro Carmona Estanga, en 2002, cuando se incitó a perseguir y «cazar» a figuras que participaban o defendían al Gobierno legítimo que estaba siendo derrocado.

Así lo denunció la periodista Maripili Hernández, en una entrevista que compartió en el programa Dando y Dando, que transmite VTV, con Yurirhia Soto, esposa de Gabriel Uzcátegui, único detenido del caso por órdenes del Juez del Tribunal 16 de Control.

«El problema es que los medios de comunicación social se convirtieron en jueces, y ése juez del tribunal 16 de Control no está metiendo preso a Uzcátegui por tener elementos de convicción, lo está metiendo preso en La Planta porque Últimas Noticias se lo ordenó», denunció Hernández, al señalar que públicamente ha señalado esta situación en el programa que tiene en la emisora «Unión Radio», hecho que motivó la convocatoria a la agresión contra su persona que se hizo desde la televisora Globovisión.

Mostrando una página doble de la edición dominical de UN, donde se colocó una serie de fotografías donde se señalaban personas por sus nombres y con círculos en sus cabezas, la periodista Maripili Hernández, advirtió, que este diario pretende convertirse en un tribunal.

«Todos estamos en contra de hechos de violencia, pero la violencia no se puede responder con violencia», dijo la periodista, al recordar que el diario no está informando, sino señalando como delincuentes a quienes considera culpables, sin esperar ninguna investigación policial, satanizando a todo el personal de la televisora alternativa y emitiendo señalamientos ilegales, sin que ninguno de los acusados pueda defenderse.

Maripili Hernández ejemplarizó la situación diciendo que si ella, que trabaja para Unión Radio, la llegan a fotografiar en una trifulca callejera, no pueden marcarla con un círculo acusándola de nada, y mucho menos extender la acusación a todos los trabajadores de la emisora.

Pero la periodista consideró como un hecho de mucha más gravedad, la manipulación que ha hecho ÚN con las fotos publicadas, especialmente donde aparece Gabriel Uzcátegui, el único detenido. Con pruebas en mano, probó que el diario de la Cadena Capriles presentó el viernes pasado una foto cercenada, para acusar a Uzcátegui de agresor, y días después, El Universal publicó la misma fotografía, pero completa, donde se nota que a Uzcátegui lo agreden en la trifulca. «Últimas Noticias la publica cortada porque no le interesaba mostrar el resto de la foto», advirtió Hernández.

Denunció que, ahora, ÚN publica una serie de fotografías cuya secuencia no corresponde con la situación donde involucran a Uzcátegui. «Pero manipulan toda la información, se atrevieron a publicarlo, pero la leyenda es falsa porque no corresponde con la secuencia de las fotos».

«Lo denunciamos en nuestro programa… hablamos de la manipulación y satanización de los muchachos de ÁvilaTV y los medios alternativos», dijo, agregando que es insólito cómo una sola persona está detenida, y todas las demás que aparecen en la trifulca no lo estén, incluidos los periodistas de la Cadena Capriles.

«Eso bastó para que explotara la furia de los Dioses del Olimpo. Les despertó la ira de todos los globovisados y trabajadores de Últimas Noticias», dijo, con relación a los periodistas privados que desde sus medios intentaron provocar acciones de violencia en su contra por decir libremente su opinión.

«Si me van a poner mi cara en un circulito, me ponen una foto bonita, por favor…», puntualizó la periodista, en clave de humor.

Periodistas iniciaron agresiones:

Por su parte, Yurirhia Soto, esposa del único detenido, denunció que los periodistas supuestamente agredidos fueron quienes iniciaron las agresiones contra su cónyuge, y no estaban «cantando» como fue la versión inicial, sino actuando políticamente, no ejerciendo la práctica periodística, cuando se presentaron las acciones violentas.

Relató que ella y su esposo, quien trabajaba en la difusión del proyecto de la Ley de Educación (LOE), venían contentos de la marcha a favor de esta ley que fue aprobado finalmente, cuando se encontraron con la manifestación de estas personas.

«Cuando llegamos…comenzamos a ver la actitud de estos periodistas que no venían cantando ni tan pacíficos», dijo, atestiguando que observó el lanzamiento de botellas, palos y piedras, aparentemente de los edificios adyacentes. En un momento sintió que su cara ardía.

Relató que en medio de la trifulca, su esposo intervino para intentar separar a las personas que estaban enfrentadas, cuando fue atacado por un tercero, que apareció por detrás. Identificó a esta persona como el periodista César Batiz, precisamente por la fotografía que El Universal publicó completa, pero que ÚN cortó y manipuló.

Denunció que su esposo fue detenido el sábado, cuando lo acompañó al CICPC de Sarría a denunciar la agresión sufrida, sin que se le diera ningún asesoramiento legal y sin la presencia de un abogado.

Le extrañó que sea sólo su esposo el detenido, precisamente después que el diario de la Cadena Capriles lo marca con un círculo en una fotografía trucada, y con la cual es presentado a la opinión pública como un delincuente.

Manifestó que Gabriel Uzcátegui es inocente y exigió su libertad plena.

Ana Navea