SOBRE EL POR QUÉ PACTÓ LA URSS CON ALEMANIA
Fuente: The Voice of Russia

La URSS no tenía otra alternativa a la firma, hace 70 años, del pacto con Alemania. Así lo revelan los documentos desclasificados por el Servicio de Inteligencia.
La selección aparecida contiene materiales obtenidos por la Inteligencia soviética entre los años 1935 y 1945.


Ellos dan una visión de las intenciones de los dirigentes estatales de países europeos líderes y de EEUU, de sus enfoques con respecto a los cambios militares y estratégicos ocurridos en Europa antes de la guerra. La política de los países occidentales consistía no en hacer frente a Alemania, que había tomado la senda de la agresión, sino en enfilar los afanes belicosos de esta hacia el Este, o sea, contra la URSS. Por esa razón justamente es que fracasaron las conversaciones sobre la creación de un sistema de seguridad colectiva en Europa, que estuvo manteniendo Moscú con Francia y Gran Bretaña en la primavera y el verano de 1939.

Así las cosas, la firma del tratado con Alemania era la única medida posible de la URSS para afianzar su seguridad. Además que la suerte de Polonia estaba ya decidida, por cuanto Hitler no ocultaba las intenciones de “resolver el problema polaco” en septiembre, al margen del resultado de las conversaciones soviético-germanas.
El documento fue firmado el 23 de agosto de 1939 por los ministros de Exteriores de los dos países: Molotov y Ribbentrop. El documento contenía dos compromisos: la renuncia a la violencia recíproca y la observancia de la neutralidad, en el caso de la participación de uno de los signatarios en la guerra. El anexo secreto al documento limitaba las esferas de los intereses en Europa, en el caso de una reorganización político-territorial. Ello no tenía nada de extraordinario. Los anexos secretos existían antes del Pacto Miolotov- Ribbentrop y existieron después de él. Y sin embargo, ninguna acta internacional ha generado quizás tantas acusaciones y fábulas como esta. Escuchemos la opinión sobre el particular de la historiadora rusa Elena Rudaya.

-Lamentablemente, esta no es la primera década que el pacto es presentado por la historiografía extranjera como un hecho que, poco menos habría motivado el comienzo de la II Guerra Mundial. No existen razones, en absoluto, para tal afirmación. El mundo fue deslizándose a la II guerra mundial a lo largo de toda la segunda mitad de la década del 30. En nuestros tiempos tiene sentido preguntarse: por qué, tradicionalmente, es considerado como el comienzo de la guerra justamente el 1º de septiembre de 1939, cuando Alemania atacó a Polonia. A esa altura, en general, las acciones y los puntos neurálgicos se encontraban en tres continentes.