LA COMUNIDAD INTERNACIONAL Y AFGANISTÁN
Fuente: The Voice of Russia

La comunidad internacional espera la opción que haga el pueblo afgano. Millones de afganos acudirán el jueves a las urnas para determinar la política que confiarán a la dirección del país en los próximos años.


Sin duda que, de quien resulte elegido presidente del país va a depender, sobre todo, la normalización en el país que hace décadas que vive en la vorágine de la guerra civil. El presidente electo dará el tono a la operación antiterrorista, aplicada por la coalición multinacional, dirigida por EEUU.

Los hechos ocurridos desde el 2001, es decir desde el momento de la introducción de las tropas extranjeras mostraron que, es imposible acabar con los intentos de elevar el extremismo religioso al rango de política estatal, sin las acciones coordinadas de la coalición internacional, de los vecinos y de los amigos de Afganistán y de las autoridades afganas mismas. El experto en problemas afganos, Serguei Demidenko considera que políticos de renombre comienzan hoy a ser concientes de esta verdad.

-La administración de Barack Obama está internacionalizando el proceso de solución afgana. Para Washington es hoy evidente que, por si solo no resuelve los problemas afganos, como por lo demás, el iraquí, el palestino y otros. Se trata de la localización de los problemas que emanan de Afganistán.

Rusia está haciendo un aporte ponderable en la solución del problema afgano. En particular, ofreció un corredor aéreo para las cargas civiles y militares destinadas para las tropas de la coalición internacional en Afganistán. Moscú ha sido el promotor de la instalación de una suerte de cordón en torno a Afganistán que excluya los suministros masivos de narcóticos de ese país. Y en esta dirección colabora activamente con los países de Asia Central. Además, Rusia entrega ayuda material y humanitaria a Kabul.

La comunidad internacional no oculta el interés en la normalización en Afganistán y está dispuesta a colaborar con el nuevo presidente.
Hoy en día, cuando el país está prácticamente atomizado, el logro de la paz civil se torna tarea primordial del presidente que resulte electo. Moscú, de conjunto con la coalición antiterrorista está presto a respaldar este proceso por todos los medios.