Amplía resistencia en Honduras acciones por estado de derecho
Escrito por Raimundo Lopez, enviado especial

Tegucigalpa, 19 ago (PL) Las fuerzas populares de Honduras ampliarán hoy sus acciones de protesta contra el golpe militar de junio pasado y a las marchas de cada día sumarán una nueva caravana de vehículos.


Las dos demostraciones fueron convocadas por el Frente Nacional contra el golpe de Estado, que destacó que se trata de la jornada número 53 consecutiva en demanda de restitución del orden constitucional.

Los golpistas están desmoralizados por la larga lucha pacífica del pueblo, cuya victoria se está acercando, afirmó ayer el coordinador general del Frente, el líder sindical Juan Barahona.

Los miembros del Frente se reunirán a partir de las 08:00 horas en la Universidad Pedagógica Nacional, donde la dirección colegiada decide las actividades de la jornada, que incluye una caravana de vehículos en la tarde.

El punto de encuentro de esta última es una zona próxima a la Universidad Nacional Autónoma conocida como Planeta Zipango, de donde partió anoche una demostración similar contra la asonada castrense que depuso a Manuel Zelaya.

En la jornada de este martes los opositores al gobierno de facto hicieron un plantón ante la Corte Suprema de Justicia para demandar la libertad de 24 miembros de la resistencia que consideran prisioneros políticos.

Justicia, justicia, clamaron los manifestantes frente al enorme edificio de la institución, fuertemente custodiado por tropas del ejército y de los cuerpos especiales antimotines conocidos como Cobras.

La demostración coincidió con una audiencia judicial para la presentación de los cargos por los supuestos delitos de esas personas, que continuará hoy tras un recurso de recusación de la defensa contra los fiscales.

Nuestros compañeros no han cometido ningún delito, quienes deben estar presos son los golpistas, que violaron la constitución, afirmó Barahona, presidente de la Federación Unitaria de Trabajadores.

Agregó que la presencia de varios miles de personas en las afueras de la Corte es un gesto solidario que demuestra que los detenidos no están solos.

Las protestas populares coinciden con la presencia en el país de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que recoge testimonios sobre las violaciones a esas garantías después del golpe.

rc/rl