COSECHANDO TEMPESTADES
Por: Jorge Mier Hoffman

Un viejo refrán popular de mucha sabiduría nos dice que:
“El que siembra vientos recoge tempestades”


Es la manera de referirnos a la tempestad política que amenaza en convertirse en un huracán de anarquía, que poco a poco se está gestando en las neuronas del colectivo adicto a la radio y la televisión, motivado al bombardeo inclemente de ondas hercianas cargadas de violencia y parcialidad política en manos de una oposición fundamentalista, neurótica, palangrista y apátrida, que utiliza los medios de comunicación como un arma de destrucción masiva, en esa búsqueda desesperada por salir de Chávez por la vía violenta, ante la frustración de no conseguir a un líder inteligente, carismático y popular, capaz de derrotarlo en las próximas elecciones presidenciales del 2012.

¡No se trata de alertar de una tempestad en un vaso de agua,
como dice el refrán!

El mundo económico está siendo azotado por una tempestad que arrasa los sistemas capitalistas y financieros a nivel mundial, donde el petróleo, como el primer producto de primera necesidad del capitalismo ¡¡¡tiene sus días contados!!! con la avidez y la frustración, para el mundo imperialista, de ver que Venezuela contabiliza las mayores reservas energéticas del planeta, puestas al servicio de una Revolución Bolivariana que representa el interés nacional en salvaguarda del interés colectivo, como un recursos energéticos insustituible que no volverá a ser controlado por las trasnacionales estadounidenses, tal cual lo hicieron en el pasado, en complicidad de adecos y copeyanos.

¡¡¡Nuestro caso es patético!!! Mientras en la mayoría de los países se impone una programación equilibrada y balanceada para hacer de los medios un vehículo de comunicación, educación, entretenimiento e información, en Venezuela el tema político ocupa más del 50 % de toda la transmisión y un 95 % en horario estelar, logrando con ello embutir y atosigar al colectivo en el Tema Político con toda su carga malévola de crítica, violencia y morbosidad. Estos dueños de medios, al servicio de la oposición, se encadenan en “circuitos” financieros que contabilizan en Venezuela: el 86 % de todas las 576 emisoras de radio, el 92 % de las 179 televisoras y el 97 % de los 90 periódicos, cuyas líneas editoriales constituyen una cayapa de ataque despiadado, monotemático y enfermizo del Tema Político ¡¡¡con el agravante!!! de que se enfocan ¡¡¡en todo malo y todo lo peor de la desgracia ajena!!! para de esta manera mimetizar los logros de la Revolución Bolivariana en el ámbito social y económico ¡¡¡No importa lo que haga o deje de hacer el Gobierno!!! La línea editorial dirá todo lo contrario.

Las consecuencias del bombardeo mediático está recogiendo sus frutos en las filas del oficialismo, tal cual ya lo ha venido haciendo en las filas de la oposición: ambos son víctimas de la cayapa que busca radicalizar la Postura Política

Ha sido una estrategia mediática que no pretende convencer al colectivo con argumentos contundentes e ideológicos ¡¡¡Si no todo lo contrario!!! Es una estratagema mediática que busca dividir cada vez más a la sociedad nacional e internacional en torno a Chávez, lo cual comenzó con el acto “inocente” de unas cacerolas que se les golpeaba a los oficialistas en restaurantes, para radicalizarse en un TRIBUNAL DE INQUISICIÓN que arremete con toda su carga de odio y violencia, tal cual balbucean los locutores y entrevistados en cada Programa de la Oposición.

El fruto de esta siembra de odio y locura política fue lo que vivimos el 11 de abril del 2002: cuando se les disparaba a los oficialistas agazapados en el Puente Yaguno… fue el ataque despiadado a la embajada de Cuba dirigido por los partidos políticos de la oposición… la persecución fascista a ministros, diputados y amigos de Chávez… y que con esa misma carga, de odio y locura mediática, ha dejado una larga lista de asesinatos de indígenas, campesinos, de estudiantes, de obreros y de líderes políticos afectos al chavismo en los últimos 10 años… En fin… Es la locura desbordada por la prensa, la radio y la televisión, que mantiene en ascuas a los comerciantes, ahuyenta a los inversionistas, alimenta el deseo de huir del país a la juventud que se levanta en las universidades, traumatiza a hombres y mujeres que van al trabajo cada mañana, que disminuye la productividad del país e incentiva la delincuencia, y que ha logrado lo que no pudo hacer Hitler con su Sistema Propaganda Nazi ¡¡¡dividir a familias enteras que radicalizaron sus posturas políticas!!!

Es una Campaña Mediática inteligentemente diseñada en los laboratorios imperialistas de “Guerra Sucia”, para que el enemigo de Chávez se aleje del “punto de equilibrio mental” donde funciona la lógica y el raciocinio, desactivando las neuronas de la objetividad de su entorno, y se oponga a todo lo que haga el gobierno, aun cuando ello sea para su propio beneficio; es decir ¡¡¡No es No!!! Es un lavado de cerebro que hace todo lo contrario en los chavistas, quienes asumen el rol de defensores ultranza de la Revolución, en represalia al ataque despiadado, furibundo y fascista de estos dueños de medios imperialistas que trabajan por un Golpe de Estado en contra de Chávez.

¡¡¡La cosecha ya está dando sus frutos!!! el ataque a GLOBOVISION por parte de grupos afectos al chavismo, y los últimos acontecimientos en contra de periodistas del Diario Últimas Noticias que protestaban la promulgación de la Ley de Educación, es el fruto de los vientos que siembran esos mismos medios que durante 10 años han radicalizado las posturas políticas del venezolano, para convertirnos en enemigos irreconciliables como el primer paso a la anarquía y la Guerra Civil, donde nos llevará esta locura desbordada por radio, prensa y televisión, a no ser que se declare el “Día de parada para la Política”, para que, al menos, un día a la semana, no se hable más de política, y digamos al menos por un día, como dice ese otro refrán popular: “Después de la tempestad viene la calma”