Venezuela-Colombia: tensión en La Guajira
Por: Miguel Lozano

Caracas, 11 ago (PL) A 68 años de la división de La Guajira entre Venezuela y Colombia, la región es hoy centro de tensión, debido a la decisión colombiana de entregar siete bases a militares de Estados Unidos.


La zona, expresó el presidente Hugo Chávez, es eje de un posible plan de ataque a su país, luego de denuncias por Israel sobre la presunta presencia de grupos armados de Hizbollah con apoyo de Venezuela en esa región.

Para las autoridades venezolanas se trata de una acusación falsa pero peligrosa, pues se expuso coincidentemente con el anuncio de la negociación del gobierno del presidente Álvaro Uribe con Estados Unidos para la instalación de las siete bases militares.

Un aspecto del hecho fue expuesto recientemente por la emisora venezolana YVKE Mundial, la cual recordó que el acuerdo para la división de la Guajira fue firmado por los presidentes Eleazar López, de Venezuela, y Eduardo Santos, de Colombia.

Mediante ese arreglo rubricado el 5 de abril de 1941 en Cúcuta, Venezuela cedió a Colombia más de 108 mil kilómetros cuadrados, incluyendo parte de La Guajira, pese a que López estaba a sólo 30 días de terminar su mandato.

Curiosamente, recordó la emisora, aquel presidente colombiano es el abuelo del actual vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, y el nieto de su hermano era hasta recientemente el ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

La relación histórica viene a sustentar una advertencia reiterada por Chávez sobre la posición antivenezolana de la oligarquía colombiana que propicia la conjunción armónica con los sectores más reaccionarios y militaristas de Estados Unidos.

Esta posición y las agresiones de Estados Unidos contra la Venezuela de Chávez, que incluyen la participación en el golpe de estado de 2002, llevaron a las autoridades venezolanas a advertir que las bases son una amenaza directa al país.

La supuesta presencia de campamentos de grupos extranjeros en La Guajira ha sido rechazada también por líderes indígenas que habitan en la zona y autoridades regionales como el alcalde del municipio Páez, sector Paraguachón, estado Zulia, Heber Chacón.

En un contacto el pasado domingo con el programa Aló Presidente, Chacón aseguró que “los únicos terroristas en La Guajira son los grupos de paramilitares y narcotraficantes que masacraron familias”, exponiendo otro aspecto del problema.

Según denuncias, en esa zona limítrofe, de difícil acceso, actúan grupos irregulares colombianos, incluso utilizados por ganaderos como sicarios de líderes campesinos e indígenas.

En opinión de Chacón el objetivo de la falsa denuncia es respaldar un plan de agresión para controlar los grandes recursos naturales venezolanos, como petróleo, agua y cobre.

Coincidentemente, Giancarlo Di Martino, dirigente socialista en Zulia, considera que Colombia forma parte de dos triángulos perversos para desestabilizar Latinoamérica.

En opinión de Di Martino, uno de los triángulos está formado por los gobiernos de Estados Unidos, Israel y Colombia, relacionado con el terrorismo, y el otro conformado por México, Estados Unidos y Colombia, referido al narcotráfico.

Adicionalmente, La Guajira venezolana se encuentra en el estado Zulia, controlado por la oposición a Chávez y donde existe un movimiento separatista, según denuncias de las autoridades nacionales y diputados de esa región.

En opinión del diputado comunista venezolano Yul Yabour el tema está vinculado también a la existencia en Colombia de 34 puntos donde están instalados mercenarios, además de las bases estadounidenses, bajo la figura de “contratistas”.

Observadores locales, como el periodista Eleazar Díaz Rangel, advierten sobre la similitud de esta situación con un denominado “Plan Balboa” revelado hace siete años para el lanzamiento de un ataque armado contra Venezuela.

Ese plan, desarrollado como maniobra bélica, incluía ataques en el occidente del país por fuerzas estadounidenses y colombianas, proyección en la cual encaja la instalación de las nuevas bases.

La acusación relativa a La Guajira, vinculada a las bases militares, puso sobre el tapete nuevamente el tema fronterizo apagado, pero no olvidado por los venezolanos.

“Nosotros -alertó Chávez- pudiéramos decir: ¿La Guajira venezolana hasta dónde llega? De Venezuela era toda la Guajira. Ese terreno nos lo quitaron. Ahora, ¿qué quiere Colombia, qué volvamos a discutir eso?”, advirtió Chávez.

“Si van a montar ahí una base militar gringa, nosotros comenzamos a discutir La Guajira completa”, advirtió el mandatario venezolano.

rc/ml