ESTONIA, BASTIÓN OFICIAL DEL NEONAZISMO
Fuente: The Voice of Russia

Estonia ha lanzado un desafío a los países de la coalición anti hitleriana y confirmado su estatus de bastión oficial del nazismo. El 26 de julio tuvo lugar allí el tradicional aquelarre de miembros, en sus días, de las Legiones SS de toda Europa.


Entre los participantes había partidarios confesos de las ideas del tercer Reich de los países de Báltico, de Alemania, Noruega, Dinamarca, e incluso de Georgia. En Europa no se les permite realizar semejantes actividades, pero en Estonia, aunque es miembro también de la Unión Europea, ningún problema.

No es novedad alguna el ensalzamiento al nazismo en Estonia, así como en otros países del Báltico y en Ucrania. Esta es la orientación oficial de la política del Estado. Es el vector de la educación patriótica en la juventud. Luego de decidir una vez que, el fascismo es un mal cien veces menor que el régimen soviético, se entregaron como obsesos a revisar la historia. Es peor, prefirieron olvidar la ocupación nazi y engalanaron el movimiento hitleriano con una aureola romántica.

Es un axioma que, si el negro se llama blanco hasta el cansancio, y viceversa, a fin de cuentas, en un momento comienza la tergiversación de la realidad. Y así, la nueva generación de europeos verá en un nazi el ideal de la juventud, advierte Alexei Chadaiev, politólogo y miembro de la Cámara Pública de Rusia.

-El problema consiste en si tendrán la suficiente inteligencia y objetividad, -y no estoy pensando en los políticos de Estonia o del Báltico, porque no tienen remedio, sino en los de Europa Occidental-para detectar a tiempo esta amenaza y poner el grito en el cielo. Tendrán la suficiente sabiduría las izquierdas europeas, que combaten a ultranza al comunismo, pero que se niegan a ver estas lacras.

Y una pregunta mas. ¿No será demasiado tarde cuando Europa decida, finalmente, que el perverso neofascismo del Báltico desafía no solo a Rusia, sino a todos los que sufrieron en los años de la II Guerra Mundial? Son criminales los intentos de popularizar el nazismo, pero es también inadmisible la condescendencia el silencio cómplice…