Aislado y con tenaz resistencia golpe en Honduras cumple un mes
Raimundo López
, enviado especial

Tegucigalpa, 28 jul (PL) Enfrentado por una tenaz resistencia popular pacífica y condenado por el mundo, el gobierno de facto surgido del golpe militar del 28 de junio pasado cumple un mes de existencia sustentada en las armas.


Desplegadas como fuerzas de ocupación de su propio país, los cuerpos armados mantienen un vasto despliegue para impedir la movilización de sus compatriotas, con un trágico saldo de muertes, heridos y detenciones.

Dirigentes del Frente Nacional contra el Golpe de Estado aseguran que la permanencia de los golpistas tiene como trasfondo el firme apoyo de los sectores de ultraderecha del gobierno y sistema norteamericanos.

Juan Barahona, coordinador general del Frente, afirmó que Estados Unidos tiene una doble política: el rechazo público al golpe, mientras discretamente, pasa ayuda para oxigenar a los golpistas.

Carlos Humberto Reyes, candidato presidencial independiente y veterano dirigente sindical, señaló entre los sectores ultra conservadores que apoyan a los golpistas al complejo militar-industrial estadounidense. Tanto Barahona como Reyes ven en la prolongada mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, promovida por Estados Unidos, una maniobra para permitirle a los golpistas ganar tiempo.

Por eso nosotros exigimos al presidente Barack Obama una postura firme contra estos usurpadores del poder, dijo Reyes.

La prolongada y enardecida resistencia popular, comenzada apenas conocida la asonada hace hoy 31 días, sacó a la luz una realidad que antes estaba en la penumbra para vastos sectores humildes de la nación.

Los más ricos, que se reducen a casi sólo 14 familias, se alinearon junto al golpe, entre otros sectores de poder tradicional, mientras en contra de la asonada se han levantado gran parte de los pobres, alrededor del 80 por ciento de la población.

Este es un golpe de los empresarios y las transnacionales, sostuvo Reyes.

Impera en este país la lucha de clases y eso no lo hemos inventado nosotros, agregó en un intercambio con Prensa Latina.

Estos señores de la oligarquía le tienen un odio tremendo al pueblo, sólo nos quieren para seguir explotándonos, apuntó.

La línea dolorosa que separa la opulencia de la miseria, la pobreza extrema, cada vez es más visible para vastos sectores de la población hondureña.

Genera un rencor que constató ayer Prensa Latina, cuando miles de manifestantes bloquearon los accesos de uno de los más caros y exclusivos complejos de tiendas de lujo de la capital, Las Cascadas.

Israel Salinas, secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores, aseguró que estaban golpeando el corazón de los empresarios: el bolsillo.

Señaló también parte de la respuesta de los golpistas a la resistencia popular: la aplicación del Estado de Sitio permanente en el oriental departamento de El Paraíso, donde -alertó- existe ya una emergencia humanitaria.

Las organizaciones del Frente acordaron el domingo último reforzar sus acciones de resistencia pacífica hasta lograr el regreso incondicional del presidente Manuel Zelaya y la recuperación del Estado de Derecho.

Barahona afirmó que, luego, la lucha continuará por la convocatoria a una asamblea nacional constituyente, para refundar la nación.

ocs/rl