Zelaya responsabilizó de su vida a jefe del Ejército a su regreso a Hondura
Prensa Web RNV/ TeleSur

El presidente legítimo de Honduras, Manuel Zelaya, hizo responsable este martes al jefe de las Fuerzas Armadas de su país, Romeo Vázquez, de lo que le suceda a él y su familia cuando regrese a la capital de esa nación, Tegucigalpa.


Durante una rueda de prensa que ofreció desde la embajada de Honduras en Managua (Nicaragua) afirmó que si algo «si algo me pasa a mi familia o a mis hijos, el único responsable será el jefe de las Fuerzas Armadas de Honduras. El único responsable será Romeo Vásquez».

Aunque no reveló detalles acerca de su plan para reingresar a Honduras, por razones de seguridad, el gobernante subrayó que su regreso es inminente.

Aparte, en una entrevista concedida a una cadena de noticias estadounidense, Zelaya indicó que regresará «para calmar a la sociedad», ya que su regreso «es una garantía para la paz, mientras yo estuve en el poder se garantizó la paz y nunca hubo agresiones, por ello pido solidaridad para el pueblo hondureño».

Asimismo, reiteró que el pueblo hondureño no debe obediencia a un régimen que surgió de la fuerza, porque está en su legítimo derecho cuando llama al pueblo a la resistencia popular.

Más temprano, el primer mandatario anunció que regresa a Honduras acompañado por gente que agrupará en El Salvador, Guatemala y Nicaragua,esto será a partir del jueves cuando terminan las 72 horas que pidió el mediador, el presidente de Costa Rica,Óscar Arias.

«La vía puede ser aérea, terrestre o marítima, el momento está abierto a partir del día jueves que terminan las 72 horas que pidió el mediador», dijo Zelaya en declaraciones a la hondureña Radio Globo desde Nicaragua.

Zelaya descartó una intervención militar estadounidense para restituirlo en el poder, pero afirmó que Washington «arreciará» las presiones para sacar al régimen de facto de Roberto Micheletti.

Una intervención estadounidense «creo que no es conveniente, yo estoy regresando al país por vía pacífica».

Expresó que «el artículo 2 (de la Constitución hondureña) dice que la usurpación de la soberanía popular es un delito de alta traición a la patria, y además es imprescriptible», por lo que los responsables del golpe «pueden ser procesados por tribunales internacionales».

El mandatario dijo que su regreso es un asunto de no aceptación a un régimen impuesto por una dictadura militar y política, «es un asunto de la restitución de la soberanía popular».

El presidente, Manuel Zelaya fue depuesto el pasado 28 de junio por un golpe militar tras lo cual se instaló un régimen de facto en el país centroamericano.