Nicolas Maduro: «La dictadura que se pretende imponer en Honduras está acorralada»
Por: VTV

Cuando el imperio cierra los caminos pacíficos al derrocar gobiernos progresistas, los pueblos se levantan en armas por su libertad. Venezuela ratifica compromiso y solidaridad de los países ALBA con la resistencia popular en Honduras. Dictadura de Micheletti está haciendo aguas.


Hoy, en el año 2009, en pleno siglo 21, tendríamos que preguntarnos, viendo la historia: ¿Por qué el pueblo de Nicaragua, por qué el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), tuvieron que tomar las armas?…», expresó el Canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, durante sus palabras de felicitación a los nicaragüenses, en nombre del Presidente Chávez, en la celebración de los 30 años de la victoria de la Revolución Sandinista realizada este domingo, en la Plaza La Fe, de la capital Managua.

El canciller venezolano respondió a su propia pregunta, con un resumen histórico de la gesta contemporánea lograda por los compatriotas de César Augusto Sandino. «En un largo proceso de insurrección armada popular, tuvieron que derrotar al viejo ejército de ocupación impuesto por los gringos, en esta hermana República centroamericana».

«En esta plaza, hace 30 años, llegaron por miles, hombres y mujeres de aquel momento histórico, con sus fusiles, abriéndole el camino a la vida y la esperanza», continuó Maduro.

«Hace 30 años, América Latina acompañó al pueblo de Nicaragua en su gesta histórica de derrotar con las armas en la mano, a una de las dictaduras más oprobiosas y sangrientas que conozca la historia del continente: la de Anastasio Somoza», puntualizó, advirtiendo que las generaciones jóvenes no recuerdan, no tienen vivo el recuerdo de esas tiempos difíciles de nuestro pueblos».

Dicho esto, planteó a los jóvenes la siguiente interrogante histórica: «¿Por qué con los fusiles y no con los votos en esa época?…».

El alto funcionario venezolano respondió, recordando que 6 años antes del triunfo revolucionario en Nicaragua, un 11 de septiembre de 1973, la fuerza del imperio derrocaba y asesinaba a Salvador Allende, un presidente socialista elegido democráticamente por los votos mayoritarios del pueblo chileno y cuyo único delito fue intentar abrirle camino a su pueblo y al continente para un cambio revolucionario en paz, respetando la legalidad y la constitución.

«Pero desde la Casa Blanca, el presidente de EEUU, Richard Nixon y el Departamento de Estado, con Henry Kissinger, dieron la orden de acabar con ese experimento democrático en Chile».

«En la década de 1970, el imperialismo creía que con el asesinato de Allende y más de 10 mil revolucionarios chilenos se acababa la rebeldía, la esperanza revolucionaria en América Latina. Pero surgió este hermoso pueblo de Nicaragua, con el FSLN y los fusiles en la mano, y le dieron una lección inmensa al mundo».

Maduro dijo que la historia latinoamericana está llena de lecciones de este tipo, y los pueblos siempre se enfrentaban al imperio dominante si éste cerraba los caminos pacíficos.

«A nosotros nadie nos regaló la libertad y la independencia», acotó Maduro, recordando que hace 200 años, los próceres latinoamericanos, con la espada en la mano, conquistaron el derecho a llamarnos con el gentilicio propio: venezolanos, nicaragüenses, cubanos, colombianos, hondureños…latinoamericanos.

«Hace 200 años pasamos la prueba. Hace 30 años el pueblo de Nicaragua lo hizo. Y con los fusiles del FSLN llegó a Nicaragua la democracia, la soberanía, la independencia, la dignidad».

«Esa es la historia reciente de nuestra América Latina», dijo. «Entre las balas y los votos, pero nuestros pueblos jamás se entregaron».

Dictadura de Micheletti está acorralada:

Maduro, al referirse al caso de Honduras, que tiene ya 3 semanas con el pueblo hondureño en las calles resistiendo la represión, tras el golpe de Estado, advirtió que esa historia de lucha popular contra los imperios pareciera hoy repetirse, en otras condiciones históricas.

«Estamos ante disyuntivas parecidas… Hace tres semanas en Honduras se ejecutó una operación militar, un golpe rastrero (…) ¿Alguien duda hoy de que luego de tres semanas, ese golpe de Estado no tuvo el apoyo del Pentágono, la CIA, que fue autorizado por factores que domina el Departamento de Estado?»

«Hoy tenemos la seguridad de que fue absolutamente planificado y fraguado por las élites de poder reaccionario, el poder imperial de EEUU».

«La dictadura de Goriletti está acorralada, acabada, está haciendo aguas», sentenció Maduro, al señalar que el derrumbe del régimen golpista no es producto de la actuación de los organismos internacionales o las pretendidas maniobras de mediación.

«Esa dictadura está acorralada porque los hondureños se han lanzado a las calles por 22 días, a resistir, a luchar, a combatirla», recordó, reconociendo la valentía popular.

«Y nosotros le debemos la máxima lealtad, la máxima solidaridad militante, el máximo compromiso al pueblo hondureño, porque hoy, a 30 años de la victoria de este pueblo heroico, Nicaragua, no tenemos ninguna duda que el pueblo hondureño derribará a esa dictadura y tendrá una hermosa victoria del pueblo en la calle».

Agregó que la Alianza ALBA, como un todo, seguirá acompañando al pueblo de Honduras en su resistencia, y lo acompañará en su victoria que alcanzará más temprano que tarde.

«Por eso Comandante Ortega, en nombre del gobierno revolucionario de Venezuela, del Comandante Chávez, del pueblo venezolano, ratificamos hoy más que nunca nuestra solidaridad», expresó en referencia al ejemplo de las 3 décadas de resistencia Sandinista en Centroamérica.