Nicaragua celebra 30 aniversario de la revolución sandinista
Por: Telesur

Este domingo se anunció que el presidente venezolano, Hugo Chávez, participará en la celebración del 30 aniversario de la Revolución sandinista, que fue el comienzo »de una nueva historia para Nicaragua»


Una marea rojinegra acompaña este domingo en Managua, al presidente nicaragüense, Daniel Ortega y a su esposa, Rosario Murillo, para celebrar el 30 aniversario de la revolución sandinista, evento organizado por el partido gobernante en memoria de Augusto César Sandino, quien puso fin a la cruenta dictadura de Anastasio Somoza Debayle en 1979.

El acto se realiza en la Plaza de la Fe «Juan Pablo II», de Managua, donde se encuentran reunidos miles de seguidores que han llegado de todo el país, en medio de un despliegue de seguridad de 3 mil policías.

Al evento, asisten la presidenta de la Asamblea Nacional venezolana, Cilia Flores; el canciller de esa nación, Nicolás Maduro; la líder indígena guatemalteca, Rigoberta Menchú; el delegado de Ecuador, Ricardo Patiño; y la canciller de Honduras, Patricia Rodas; así como delegaciones de diversos países latinoamericanos.

La Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, se dirigió brevemente a la multitud, donde exclamó que «viva el frente y las mujeres que han hecho posible la revolución, que luchan por la justicia social, para cambiar los esquemas de humillacion y racismo. Lo difícil de la victoria es alcanzarla, pero más duro es sostenerla».

Numerosos logros sociales exaltan la celebración de este 19 de julio, como la erradicación del analfabetismo en Nicaragua, que será decretada oficialmente durante las celebraciones patrias, los programas de asistencia médica, la gratuidad de la educación pública y el programa de mejoras para las viviendas «Por una casa mejor».

Nazareth Balbás, enviada especial de la Agencia Bolivariana de Noticias de Venezuela, constató que «los nicaragüenses de la capital se detienen en pleno tránsito vehicular para conseguir las banderas que se venden por quince córdobas cada una, emblema que ondeará para recordar una victoria alcanzada con fusiles, de una revolución que según sus protagonistas, esta vez llegó para quedarse».

Por su parte, Rosa Esquivel, una de las mujeres combatientes de la época que con su título de comandante encabezó la lucha contra el régimen somocista, resaltó que «ha habido muchos logros en esta etapa en que hemos vuelto al poder y ahora que contamos con el apoyo de la ALBA hemos visto beneficios mayores (…) De seguro si no tuviésemos hoy la ayuda de combustible que nos envía Venezuela hubiésemos vuelto a la época de los candiles».

La comandante Esquivel, expresó que la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) llegó para fortalecer la unión latinoamericana.

«Gracias a la ALBA, sabemos que los gobiernos de izquierda no estamos solos, somos cada día más y tenemos la esperanza de que Honduras no se pierda», apuntó.

Asimismo, este domingo se anunció que el presidente venezolano, Hugo Chávez, participará en la celebración del 30 aniversario de la Revolución sandinista, que fue el comienzo «de una nueva historia para Nicaragua».

«En este gran día estaremos en Managua, acompañando al pueblo sandinista y a su gobierno, para celebrar este 30 aniversario rojinegro con las grandes mayorías de nuevo en el poder, con Sandino comandando otra vez la nueva batalla por la dignidad», dijo en su acostumbrada columna dominical.

El mandatario venezolano, aliado del actual presidente nicaragüense, Daniel Ortega, subrayó que la lucha contra la dinastía de los Somoza fue una «gesta popular marcada por el heroismo y el sacrificio» y recordó que el 19 de julio de 1979 fue un día «de consumación revolucionaria».

«Cuando los pueblos se empeñan en conquistar la libertad, no hay quien los detenga. Esfuerzo noble y aguerrido el de los nicaragüenses, que la historia recompensó», agregó Chávez.

Por último, el mandatario venezolano lamentó que este día de fiesta se viera empañado por la situación que vive Honduras, donde se instauró un gobierno de facto, tras el golpe de Estado que expulsó al presidente legítimo Manuel Zelaya del poder.

«Si Nicaragua venció un 19 de julio de 1979, más temprano que tarde, Honduras vencerá. Fuerza y resistencia, hondureños, que la razón y el destino los acompañan», aseguró Chávez.